Ir a contenido

CONVOCATORIA DE CCOO Y UGT

El Primero de Mayo expresará la 'mala leche' social acumulada

Sordo y Álvarez convocan a movilizarse para mostrar la "indignación y rabia" por el desigual reparto de la riqueza

Mercedes Jansa

Unai Sordo (CCOO) y Pepe Álvarez (UGT), en la rueda de prensa de hoy para presentar el Primero de Mayo. 

Unai Sordo (CCOO) y Pepe Álvarez (UGT), en la rueda de prensa de hoy para presentar el Primero de Mayo.  / JUAN MANUEL PRATS

La festividad del Primero de Mayo de este año debe ser la expresión del malestar que acumula la sociedad ante un reparto de la riqueza desigual en la salida de la crisis. Unai Sordo y Josep Maria Álvarez, secretarios generales de CCOO y UGT, respectivamente, han puesto ya la pancarta a la tradicional manifestación de los trabajadores: será un punto de inflexión que mostrará la "mala leche acumulada" por buena parte de la sociedad que no solo no nota los efectos de una recuperación de la economía, sino que sigue padeciendo recortes y situaciones de discriminación injustificables, como son la escasa subida de las pensiones, la brecha de los salarios y trabajos entre mujeres y hombres y la precariedad del empleo y los escasos sueldos que se pagan.  

El clima de malestar social no ha bajado desde el Primero de Mayo del año pasado. Por el contrario, han aumentado las protestas, la más clara, la de los pensionistas. A ello hay que sumar la extensión de la conciencia de la discriminación de las mujeres, como se puso de manifiesto el pasado 8 de marzo, y de la precariedad creciente en el mercado laboral que se rcyoera tras la destrucción de empleo con puestos de trabajo de baja cualificación y vinculados a la temporalidad.  Hay "indignación y rabia" ante la posibilidad de que se instale un "horroroso modelo de país de salarios bajos, precariedad laboral y protección social menguante", han destacado Álvarez y Sordo.

Para los sindicatos mayoritarios no habría motivos para alterar la paz social en un país que crece en tasas del 3%, como reconocen los organismos internacionales. La causa de las quejas de los ciudadanos  se debe, entre otras, a que este "es un país que crece y en el que hay dinero, pero cada vez en menos manos", ha dicho Álvarez en rueda de prensa.

La advertencia sindical va dirigida tanto al Gobierno como a las organizaciones empresariales CEOE y CEPYME. En ambos frentes, el diálogo social está caso paralizado y la falta de acuerdos es clamorosa.

El confort de la patronal

La nula receptividad de la que UGT y CCOO acusan a las patronales se debe que éstas se han instalado en una "zona de confort" facilitada por las dos reformas laborales y de pensiones y la política económica y fiscal del PP. En este marco, la patronal "apenas tiene estímulos" para llegar a acuerdos con las centrales que marquen la negociación colectiva en las empresas con el objetivo de que el salario mínimo de convenio sea de mil euros y abordar un plan de calidad del empleo. La mejora de la productividad, denuncian Sordo y Álvarez, es a costa del esfuerzo de los asalariados.

La política fiscal del Ejecutivo es otra de las causas por las que España no presenta un saldo social favorable tras la crisis. "Los que defraudan deben estar muy contentos", subraya el líder de UGT, a lo que el de CCOO apostilla que España no debe apuntarse al "populismo fiscal" que practican el PP y Ciudadanos y competir por no pagar los impuestos que sirven para sostener al Estado.

CCOO y UGT consideran de gran importancia la movilización que desde los distintos sectores confluirá el Día Internacional de Trabajo en las 80 marchas convocadas en otras tantas ciudades. La visibilidad alcanzada en los últimos meses por los jubilados y las camareras de piso es fruto de una denuncia sostenida que las centrales mayoritarias alientan desde hace años. El empuje de estos movimientos en los últimos meses ha tenido consecuencias favorables, han destacado Álvarez y Sordo: Rajoy ha recibido a una representación de las 'kellys' y el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para este año prevé una subida de las pensiones más bajas.

Los líderes sindicales advierten, no obstante,  que las fotos efectistas con trabajadores en precario no acaban con la precariedad ni la desigualdad, por lo que han hecho un llamamiento a las organizaciones empresariales y al Ejecutivo a que no desprecien las protestas sociales  y acuerden medidas para frenar el impacto desigual del crecimiento económico. 

Desde el Primero del Mayo año del 2017 apenas se ha avanzado en el diálogo social y no se han logrado acuerdos reseñables en salarios, empleo y protección social.  El relevo en las cúpulas sindicales y, sobre todo, la parálisis del Gobierno que sólo ha puesto en foco en la crisis política de Catalunya han ralentizado la negociación y retraido la disponibilidad de la patronal al pacto. Las centrales consideran que ahora el marco político es más favorable para  sus reclamaciones en la medida en que Rajoy no tiene mayoría absoluta y las elecciones están más cerca. 

0 Comentarios
cargando