25 oct 2020

Ir a contenido

POLÍTICAS SOCIALES

CCOO y UGT alertan de nuevos recortes en las ayudas a los parados

Los sindicatos denuncian que el proyecto del Gobierno castiga a los parados de larga duración

Mercedes Jansa

Colas de parados en una oficina de empleo.

Colas de parados en una oficina de empleo. / AGUSTÍN CATALÁN

El 30 de abril finaliza el plan Prepara, la ayuda de 426 euros para parados de larga duración vinculada a la búsqueda de empleo, y no hay consenso entre el Ministerio de Empleo y los sindicatos CCOO y UGT para lograr una alternativa. Las dos centrales mayoritarias consideran que la fórmula que ha puesto sobre la mesa de negociación el Gobierno restringe aún más el número de personas beneficiarias y el tiempo para recibir esta ayuda.

Las centrales calculan un recorte de entre 3 y 42 meses en el tiempo de percepción de la ayuda, siendo los más perjudicados los mayores de 45 años. También denuncian el endurecimiento de los requisitos para acceder a los subsidios una vez agotada la prestación contributiva, al exigir a todos los perceptores el requisito de la búsqueda  activa de empleo, que ahora sólo se pide a los perceptores de plan Prepara que está vinculada a las políticas activas de empleo.

Apenas una semana antes de que finalice el Prepara, el acuerdo entre el ministerio que dirige Fátima Báñez y los sindicatos parece imposible. Y no será porque haya habido poco tiempo para dedicarse al tema.

Pendiente desde agosto

El Ejecutivo se comprometió en agosto del 2017 a para reagrupar todas las ayudas y subsidios de carácter estatal para los parados que hayan agotado la prestación contributiva, como son el Programa para la activación del empleo (PAE), el Prepara y la renta activa de inserción (RAI), tras una sentencia del Tribunal Constitucional que declaraba ilegal la gestión del Prepara por parte del Gobierno central al invadir competencias de las comunidades autónomas. En diciembre otra sentencia del alto tribunal declaraba inconstitucional el PAE por las mismas razones.

Para no dejar a los parados sin ayuda las comunidades autónomas realizaron una delegación temporal de estas competencias en el Ejecutivo de Rajoy con el compromiso de que agrupara todas las ayudas en una sola y trasfiriera los medios materiales necesarios a las autonomías para que abonaran la ayuda. Sin embargo, no se ve un acuerdo cerca entre los interlocutores que deben resolver la parálisis de tantos meses.

Las autonomías gobernadas por el PSOE o coaliciones de izquierda comunicaron a Empleo a comienzos de esta semana su oposición al proyecto del Gobierno que responde al nombre de renta complementaria de desempleo (RED). A las comunidades socialistas se han sumado otras del PP y suman una mayoría que reclama la gestión y denuncia que se deje fuera a buena parte de los beneficiarios actuales.

En los dos textos de la RED presentados por Empleo a las centrales se mejora las ayudas para los menores de 45 años pero empeora para los mayores de esa edad. Los menores de 45 años  tendrán cinco meses más de ayudas  si no tienen responsabilidades familiares, siempre y cuando hayan cotizado por lo menos entre 3 y 3,5 años y hayan agotado la prestación contributiva de 12 meses.

Los que hayan superado los 45 con responsabilidades familiares, el sistema actual les permite recibir ayudas durante un máximo de 66 meses, mientras que con la RED percibirán la prestación durante 24 meses, con lo que pierden hasta 42 meses.

Si no tienen responsabilidades familiares, la pérdida de protección asciende a 39 meses con la RED.

Carlos Bravo, secretario de Política Social de CCOO, advierte al Gobierno que está perdiendo la ocasión de abordar una "reforma integral" de todo el sistema de prestaciones, al tiempo que le reclama que lo haga mediante una norma con rango de ley que se pueda debatir en el Parlamento y  no mediante un decreto, como ha hecho con las diferentes fases del Prepara, un sistema que también ha tumbado el Constitucional.

Menos beneficiarios y superavit 

Más de 1,2 millones de personas en paro no están cubiertos por una prestación por desempleo. Son parados de larga y muy larga duración, de entre año y medio a dos años o más sin empleo y con una edad que supera los 50 años, difícil para la reinserción en el mercado laboral. En este grupo sólo uno de cada cuatro parados cobra la prestación contributiva.

La tasa de cobertura de las prestaciones por desempleo ha recuperado algo de lo perdido por la crisis. En el 2010 el 77% de los parados cobraban el seguro de desempleo; la media de cobertura en el 2017 fue del 55,5%, y en febrero pasado se alcanzó el 58,2%.

Por encima de la media estatal se encuentran Baleares, Extremadura, Andalucía y Catalunya. La media en esta comunidad es del 63,6% y, según un informe de CCOO, son de mayor calidad con más personas que perciben prestaciones contributivas. En Baleares también se da este caso ya que hay un alto porcentaje de trabajadores fijos discontinuos por la estacionalidad de su economía. Las prestaciones de extremeños y andaluces son peores porque buena parte de sus desempleados están cubiertos por el subsidio agrario.

El 19% del total de beneficiarios de prestaciones ha tenido un trabajo a tiempo parcial, porcentaje que sube hasta el 25% en el caso de las mujeres y baja al 12% entre los hombres.

Entre los años 2009 y 2013, el sistema tuvo déficit por el aumento del paro por la crisis, pero desde el 2014 los ingresos superan a los gastos en las prestaciones contributivas. Según CCOO el año pasado el sistema ingresó 19.750 millones de euros por cotizaciones mientras que gastó 17.397 millones de euros entre las prestaciones contributivas y las asistenciales.