Ir a contenido

En pleno 'brexit'

Unilever traslada su sede a Holanda

El segundo anunciante más grande del mundo escoge Rotterdam tras abandonar Londres, en pleno 'brexit'

El Periódico

Fachada de la hasta ahora sede operativa de Unilever en Rotterdam, que ahora se convertirá en sede legal tras su traslado desde Londres.

Fachada de la hasta ahora sede operativa de Unilever en Rotterdam, que ahora se convertirá en sede legal tras su traslado desde Londres. / JOHN THYS (AFP)

El conglomerado Unilever, que fabrica desde los desde los desodorantes Rexona hasta los helados Frigo, ha informado que trasladará su sede legal de Londres a la ciudad holandesa de Rotterdam. El segundo anunciante con más peso del mundo seguirá, no obstante, cotizando en la capital británica, así como en Amsterdam y Nueva York.

Tras una reunión del consejo de administración, el gigante de productos de consumo ha comunicado su intención de "simplificar" dos entidades legales en una sola, con sede en Holanda. No obstante, el presidente de Unilever, Marijn Dekkers, ha querido destacar que "nuestra decisión de que las divisiones tengan sedes [operativas] en el Reino Unido y Holanda subraya nuestro compromiso a largo plazo con ambos países".

Dekkers ha explicado que la compañía reorganizará su actividad en tres divisiones de negocio, incluyendo una unidad de belleza y cuidados personales, así como otra de hogar, cuyas oficinas centrales estarán en Londres, garantizando así una inversión anual de alrededor de 1.130 millones de euros, además de una tercera división de alimentación y refrescos, cuya sede seguirá siendo Rotterdam.

El grupo ha insistido que la medida no afectará a los 7.300 trabajadores que tiene en el Reino Unido y los 3.100 en Holanda. La compañía también ha puntualizado que la decisión no está relacionada con el "brexit", la salida británica de la Unión Europea (UE). No obstante, los medios de comunicación británicos han subrayado que la medida supone un revés para la primera ministra británica, Theresa May, que hace esfuerzos para impedir una fuga de empresas a la UE a raíz del "brexit". 

El control de Unilever desde la formación de la compañía en 1930 correspondía a dos empresas cotizadas independientes, una holandesa (N.V.) y otra británica (PLC), cuya gobernanza se desarrollaba mediante "complejos acuerdos" para equilibrar la paridad entre los derechos económicos de los accionistas respectivos.

Las acciones de la sociedad holandesa representan el 55% del capital social de Unilever y se negocian con mayor grado de liquidez que las de la sociedad británica, indicó la compañía, que introducirá una "única sociedad holding con una única clase de acciones y liquidez global que estará domiciliada en Países Bajos".
 

0 Comentarios
cargando