Ir a contenido

normativa eléctrica

El CES propone que el Estado pague el bono social eléctrico

El órgano consultivo defiende reformar la ley y permitir el autoconsumo

La compañía cuenta con activos que suman 2,3 gigavatiso en países como España, Portugal, Mexico, Italia o Brasil.

La compañía cuenta con activos que suman 2,3 gigavatiso en países como España, Portugal, Mexico, Italia o Brasil. / Archivo / Joan Puig

El Consejo Económico y Social (CES) considera que el bono social eléctrico debería ser financiado con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), en lugar de ser asumido por el conjunto de las comercializadoras eléctricas. En un informe sobre el sector eléctrico en España, el CES, el principal organismo consultivo del Gobierno en materia socioeconómica y laboral, señala que la energía eléctrica es un bien de "primera necesidad", por lo que el Estado debería garantizar su acceso a ella a todos los ciudadanos, "sufragando su coste a los hogares más vulnerables, en lugar de depositar la responsabilidad en las empresas comercializadoras".

El pasado mes de octubre, el Gobierno aprobó el nuevo modelo de bono social eléctrico, estableciendo la obligación a las empresas comercializadoras (o sus matrices, en el caso de grupos empresariales) de financiarlo, en función de su cuota de clientes, y manteniendo así el sistema por el cual el coste del bono social es asumido por estas compañías como un servicio de interés general, sin cargarlo sobre los consumidores o los PGE.

Autoconsumo eléctrico

El organismo defiende promover el autoconsumo de electricidad, con derecho a una retribución a cambio de la energía vertida en la red. Esa posibilidad ha sido rechazada repetidamente en el marco legal eléctrico diseñado por el Gobierno de Mariano Rajoy, como una forma de salvaguardar los intereses de las grandes compañías. Un marco legal y técnico adecuado debería permitir, por ejemplo, los equipos solares unifamiliares con opción a la conexión a la red en el caso de mayores necesidades eléctricas e incluso el cobro a las compañías por la generación energética a la red.  

Para esa posiblidad sería necesaria una revisión completa de la normativa del sector en esta materia y, en concreto, del tratamiento de los costes regulados. Para ello, el CES pide una modificación de la regulación y avanzar "hacia un marco jurídico estable" para conseguir promover y alcanzar los objetivos fijados por la directiva comunitaria, "asegurando, en todo caso, una aplicación neutra para el conjunto de los consumidores.

IVA

El CES considera que sería conveniente revisar los instrumentos fiscales, incluyendo medidas de protección y apoyo a los trabajadores afectados y a los colectivos vulnerables. A este respecto, recomienda plantearse la aplicación del tipo de IVA previsto para ese fin. Además, aconseja extender la aplicación del bono social al total de la factura de los consumidores vulnerables, ya que los límites de consumo anual de (a partir de 1.200 kWh) que establece la nueva regulación "son muy bajos si se tiene en cuenta el consumo medio por hogar, lo que reduce la eficacia de la medida en su conjunto".

Cogeneración

El CES también respalda la cogeneración y ve necesario el desarrollo de las interconexiones internacionales. Además, afirma que la sustitución de tecnologías en la transición energética debe hacerse teniendo en cuenta el impacto social, económico y ambiental, evitando la desertización territorial y contribuyendo al empleo. Por otra parte, pide la adopción de estrategias para facilitar las inversiones de medio y largo plazo y garantizar la coherencia de las acciones públicas. El CES propone un plan estratégico estatal sobre transición justa, planes de reactivación de las zonas de transición y cooperación entre los agentes del sistema de innovación tecnológica.

Cambio climático

En su informe, el CES subraya que el sector eléctrico debe jugar un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático, para la transición a un modelo de producción y consumo bajo en carbono. De esta manera, advierte de que en la situación actual aparecen factores "críticos" que deben ser considerados para facilitar la transición, como una electricidad cara que dificultad el proceso de electrificación de la economía.