Ir a contenido

cobertura de riesgos

Vendaval en el sector de los seguros

Los huracanes y otras catástrofes naturales sitúan el 2017 como el tercer ejercicio más caro para el seguro desde 1970

Agustí Sala

Palmeras balanceándose en Cayo Largo, Florida, como consecuencia del fuerte viento originado por el huracán Irma, en una imagen tomada del Facebook de Laura Kushner Gibson.

Palmeras balanceándose en Cayo Largo, Florida, como consecuencia del fuerte viento originado por el huracán Irma, en una imagen tomada del Facebook de Laura Kushner Gibson. / REUTERS

Las pérdidas económicas ligadas a catástrofes naturales y desastres causados por la mano del hombre han ascendido este año a unos 258.000 millones de euros, frente a los 188.000 del ejercicio pasado, según datos preliminares calculados por la reaseguradora suiza Swiss Re, uno de los gigantes de este sector que cubre los riesgos de las aseguradoras. 

De esta forma, los costes que han tenido que asumir las compañías han aumentado de manera significativa hasta los 136.000 millones de dólares (unos 115.000 millones de euros, al cambio actual), más del doble que en el 2016. En general, tras un ejercicio de mayores costes de este tipo, suele venir otro en el que acaban subiendo las primas de los distintos ramos para los particulares y las empresas, a través de las pólizas que pagan.

Harvey, Irma y María

El 2017 ha estado marcado por los huracanes Harvey, Irma y María, que afectaron al Caribe y al sur de EEUU. Este conjunto de inclemencias climáticas ha hecho que el 2017 sea el tercer año más caro para las aseguradoras desde 1970, según el grupo suizo. Tras 12 años en los que los huracanes no alcanzaban el territorio de EEUU, este año ha sido el segundo más costoso desde el 2005 del historial que recopila Swiss Re. En ese ejercicio se produjeron los daños causados por el Katrina, el Wilma y el Rita, recuerdan en la compañía suiza.

«En los años recientes, las pérdidas de las aseguradoras por desastres han superado los 100.000 millones de dólares en pocas ocasiones», asegura Martin Bertogg, responsable de catástrofes de Swiss Re. «El sector asegurador ha demostrado que puede hacer frente a estas enormes pérdidas», agrega.

Climatología extrema en EEUU

Los costes se dispararon a partir de la segunda mitad del ejercicio, periodo durante el cual los daños que ha tenido que cubrir las aseguradoras han ascendido a 93.000 millones. Y no es aún una factura definitiva sino provisional. «La climatología extrema en EEUU en la segunda mitad del año ha sido la principal causa de la elevada cifra de pérdidas aseguradas en el año», indica la entidad suiza, señalando que en el primer semestre las pérdidas eran inferiores a las registradas en el mismo periodo del 2016.

Hay que añadir además los incendios en California, con unos daños inmobiliarios que se han evaluado hasta ahora en unos 7.300 millones de dólares. El ejercicio se ha visto también marcado por los terremotos en México, con unos costes estimados para las compañías de unos 2.000 millones de dólares, según los cálculos preliminares de la compañía.

Ciclón Debbie

La catástrofe más cara del año fue el ciclón Debbie, que afectó en marzo pasado las costas del nordeste de Australia, con unos costes estimados  de 1.300 millones de dólares. Las pérdidas aseguradas atribuibles a catástrofes naturales sumaron 131.000 millones de dólares (110.373 millones de euros), mientras que los desastres causados por el ser humano provocaron pérdidas aseguradas por importe de unos 5.000 millones de dólares (4.213 millones de euros).

Sin embargo, el impacto en EEUU de los huracanes Harvey, Irma y María (HIM) entre agosto y septiembre dispararon la factura por indemnizaciones y han llevado el 2017 a situarse entre los ejercicios más costosos para el seguro en casi medio siglo, según se concluye en este estudio anual que realiza una de las líderes del reaseguro mundial. 

0 Comentarios
cargando