Ir a contenido

pactos de precios en Alemania

El "cártel de la salchicha" se enfrenta a la justicia alemana

Los flecos finales del caso, pendientes de la sentencia

Salchichas y otros productos cárnicos en un supermercado.

Salchichas y otros productos cárnicos en un supermercado. / EFE/Jim Lo Scalzo

La Justicia de Alemania debe pronunciarse sobre el bautizado como 'cártel de la salchicha',  grupo de una veintena de productores que concertaron la actividad comercial para elevar sus márgenes comerciales. El escándalo afecta al buque insignia de la gastronomía alemana y se inició en el 2009 tras una denuncia anónima que aseguraba existía un pacto sobre precios de venta de las salchichas. Cinco años más tarde, el caso se cerró con una de las multas más abultadas del sector alimentario alemán; un total de 338 millones de euros para 22 empresas. Con un total de 33 directivos acusados. 

"Los productores designados se reunieron durante varias décadas como parte del denominado 'círculo Atlantic', así llamado después de su primera reunión en un gran hotel en Hamburgo", reveló la Oficina en julio del 2014. Fruto de esas reuniones, se acordaban aumentos de precios a los distribuidores, con el objetivo de mejorar los márgenes para los fabricantes. 

El 'error del embutido'

Actualmente hay cuatro compañías que recurrieron la multa, mientras que otras once ya acordaron pagar 71 millones de euros. Los otros acusados lograron recortar 238 millones de euros en multas, el 70% de la cantidad inicial, al explotar un vacío legal después bautizado como el "error del embutido". Estos productores, incluido el poderoso grupo alemán Tönnies y el suizo Bell, simplemente eliminaron del registro comercial a sus subsidiarias condenadas y redistribuido sus activos a otras entidades, evitando así las sanciones. "Es una sensación extraña ver a las pequeñas empresas (...) pagar millones mientras sus rivales más poderosos se salgan con la suya", dijo René Grafunder, uno de los abogados que participan en el caso. 

Centro del debate

Alemania cambió su legislación en junio pasado, sin efecto retroactivo, pero esta brecha en la ley promete ser el centro del debate ante los magistrados de Düsseldorf. Wolfgang Ingold, jefe del grupo Franz Wiltmann, uno de las firmas implicadas, dijo al periódico 'Lebensmittel Zeitung' que se niega a utilizar la misma táctica. "No tenemos nada que ocultar y queremos que el tribunal lo reconozca", dijo. Sin embargo, esa posición podría suponer una sentencia peor para sus intereses.

La Justicia alemana ha destapado en los últimos años acuerdos para pactar precios en el sector del azúcar y entre los cerveceros, como los casos más sonados.La oficina federal de competencia multó a once fabricantes de cerveza en el 2013 con 106,5 millones de euros. También multó con 280 millones a tres fabricantes de azúcar. Ahora llega el turno de poner fin a un culebrón legal en el sector cárnico del que las grandes empresas consiguieron zafarse en gran medida. 

0 Comentarios
cargando