Ir a contenido

libre concurrencia

Competencia multa con 44,7 millones a productores y distribuidores de cables eléctricos

La CNMC también sanciona a una asociación empresarial y libra a General Cable de la penalización por denunciar el caso

El material se utiliza para construir desde hospitales hasta instalaciones ferroviarias y grandes proyectos internacionales

Agustí Sala

José María Marín Quemada, presidente de la CNMC.

José María Marín Quemada, presidente de la CNMC. / EFE / PEDRO PUENTE

Multa millonaria. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto multas por importe de 44,87 millones de euros a cinco cárteles de los que son responsables 11 empresas y una asociación empresarial. 

Los implicados fabricaban y distribuían cables eléctricos de baja y media tensión para la construcción de hospitales, para uso domésticoedificación de viviendasobras de empresas energéticastelefoníaferroviariasnavales grandes proyectos internacionales. Los implicados "amañaban los precios y otras condiciones comerciales, y se repartían los proyectos para asegurar sus ganancias encareciendo las obras, hasta que uno de ellos denunció los hechos ante la CNMC" según el organismo presidido por José María Marín Quemada. Las sanciones se elevan a 44,7 millones para las empresas y a 80.000 euros para la asociación.

El primer cartel lo crearon los siete principales fabricantes de estos, en colaboración con la asociación FACEL. General Cable ha sido eximida por ser la denunciante. Forman parte de esta organización Cabelte Incasa Industria Navarra de Cables y solidariamente su matriz Cabelte-Cabos Eléctricos e Telefonicos; Grupo General Cable Sistemas y solidariamente su matriz General Cable Holdings Spain; Miguélez y solidariamente su matriz Grupo Miguélez; Nexans Iberia y solidariamente su matriz Nexans; Prysmian Cables Spain y solidariamente su matriz Draka HoldingSolidal Condutores Electricos, y solidariamente su matriz Companhia Industrial Quintas & Quintas Sgps Top Cable.

Este cártel ha sido sancionado con una multa de 31,6 millones de euros para las empresas, a los que hay que sumar los 80.000 euros de FACEL. Estos hechos se produjeron desde el 2002 hasta 2015, cuando se realizaron cerca de 52 reuniones con la colaboración de FACEL.

Reparto del suministro 

Por otra parte, este tipo de acuerdos de reparto del suministro de cables se ha llevado a cabo entre una distribuidora y cuatro empresas fabricantes. La mecánica de reparto de grandes clientes (empresas instaladoras, ingenierías, eléctricas, etc.) o proyectos de gran envergadura (grandes infraestructuras, centrales eléctricas, parques eólicos, etc.) ha sido prácticamente idéntica y se realizaba a través de las denominadas "coberturas". 

Cuando un gran cliente solicitaba una oferta de suministro de cables a distribuidoras y fabricantes, las empresas previamente acordaban el precio a ofertar al cliente en la licitación, de modo que los fabricantes ofrecían un precio superior al del distribuidor para asegurarse de que este último resultara adjudicatario. Una vez adjudicado el proyecto a la distribuidora -que "pilota" el acuerdo, según la terminología usada por las empresas- ésta compensaba a los fabricantes implicados encargándoles la fabricación de los cables en ese u otro proyecto", según la CNMC. Todo ello suponía, en la práctica, un incremento de los precios fijados para el suministro de dichos cables al cliente final, pues los acuerdos de cobertura con los fabricantes permitían a las distribuidoras fijar al aza el precio de sus ofertas, pues conocían ya los precios, también incrementados, que ofertarían dichos fabricantes.

Grandes clientes

Por todo ello, se han sancionado tres cárteles. En el primero de ellos, el llamado cartel de PEISA y las empresas fabricantes, Grupo General Cable Sistemas, y solidariamente su matriz General Cable Holdings Spain; Productos Eléctricos Industriales (PEISA) y Top Cable. Se repartieron proyectos de suministro de cable a grandes clientes desde 2006 hasta 2013. Este cártel ha sido sancionado con 3,572 millones de euros.

En el segundo cartel, llamado de Nixa y las empresas fabricantes, Grupo General Cable Sistemas, y solidariamente su matriz General Cable Holdings Spain; Negocios Industriales y Comerciales y solidariamente su matriz Abengoa; Prysmian Cables Spain y solidariamente su matriz Draka Holding y Top Cable. Se repartieron proyectos de suministro de cable a grandes clientes desde 2006 hasta 2013. Este cártel ha sido sancionado con 6,521 millones de euros.

Y en el tercer cártel, llamado de Amara y las empresas fabricantes, Amara y solidariamente su matriz Iberdrola; Grupo General Cable Sistemas y solidariamente su matriz General Cable Holdings Spain; Prysmian Cables Spain  y solidariamente su matriz Draka Holding.  Se repartieron proyectos de suministro de cable a grandes clientes desde 2011 hasta 2015. Este cártel ha sido sancionado con 3,481 millones de euros.

Finalmente, en el cártel entre dos empresas distribuidoras, que se repartieron un total de 25 proyectos de suministro de cables desde 2011 hasta 2015 para clientes como Repsol, Petronor, Técnicas Reunidas o Initec han sido sancionadas; Comaple y solidariamente su matriz Oteinver y Negocios Industriales y Comerciales y solidariamente su matriz Abengoa. Este cártel ha sido sancionado con 112.626 euros. Las matrices de algunas de estas empresas se han imputado por responsabilidad solidaria.

De conformidad con el programa de clemencia, la CNMC ha eximido del pago de la multa impuesta a Grupo General Cable Sistemas y a su matriz General Cable Holdings por un montante total de 12,669 millones de euros.

La CNMC considera la lucha contra los acuerdos de mercado y los cárteles una de sus prioridades de actuación por su efecto nocivo sobre la competencia y los consumidores. Estos acuerdos han tenido un carácter especialmente dañino, en la medida en que encarecieron el coste de los servicios que se prestan a los ciudadanos y se mantuvieron las conductas durante un largo periodo de tiempo.

0 Comentarios
cargando