Ir a contenido

Empresas

Maldonado: La llave del éxito

La compañía familiar de llaves, cerraduras y puertas enfoca su I+D a proteger hogares

Carme Escales

Andreu Maldonado, heredero y gerente de la tienda de cerraduras que montó su padre.

Andreu Maldonado, heredero y gerente de la tienda de cerraduras que montó su padre. / ELISENDA PONS

Andrés Maldonado llegó de Jaén, y Amparo Macho lo hizo desde Sevilla. Barcelona fue el destino común para culminar la aspiración de familias como las suyas, que vinieron buscando un futuro más fructífero. En 1979, la pareja lo materializó abriendo una tienda en la Rambla de Prim, en la Verneda. Vendían llavescajas fuertes y candados, y los distribuían en Barcelona y el cinturón metropolitano. Desde unos pocos metros cuadrados de local, la firma Maldonado logró hacerse un notable lugar como mayorista de esos productos.

Con 14 años, Andreu Maldonado, el mayor de sus tres hijos, ya echaba una mano en el negocio. Y en el 92, entró en plantilla. Acabó aparcando los estudios de ingeniería técnica industrial de máquinas eléctricas que inició con el sueño de crear una máquina de hacer llaves. "En el 98, convencí a mi padre para abrir una segunda tienda, en el barrio barcelonés de Sants, con más metros cuadrados (600 distribuidos en tres plantas), y hacer de ella la sede central de una distribución mayor, ya hacia toda Catalunya", explica Andreu Maldonado, actual gerente de la empresa.

Más eficientes

"Nuestro objetivo es ofrecer soluciones de seguridad más eficientes", señala Maldonado. La evolución del modelo de negocio, especialmente desde que su padre falleció, en el 2002, es más horizontal, con más autonomía y responsabilidad para el empleado, "un estilo transparente, amigable y poca jerarquía", añade.

En el 2005, la firma inició la distribución estatal, y abrió su tercera tienda, en el 384 de la calle de Aragó (foto). Solo entrar en ella, ya se aprecia algo más que producto. "Hablamos del concepto de seguridad. Contextualizamos las necesidades de cada cliente para acertar más su solución", dice el actual gerente de cinco tiendas propias (en Sabadell, Madrid y tres en Barcelona), y 38 franquicias. La empresa facturó el pasado año 5.709.000 euros. El 20% fueron ventas de llaves, la mitad del 80% restante, cerrojos de gran consumo, y un 30%, innovadoras soluciones de protección.

Minutos de protección

Junto a cerrojos y blindajes que Maldonado expone, hay una explicación del sistema y los minutos de resistencia y el ruido que debe hacer un ladrón con las más avanzadas herramientas para entrar en una casa. Eso es concepto seguridad. "El 85% del mercado está protegido por cerraduras convencionales, que ofrecen dos minutos de resistencia física y precisan muy pocos decibelios de ruido para entrar", detalla Maldonado. Sus métodos de cierre avanzados alcanzan los 120 minutos de resistencia.

En el 2005, la firma abrió el Instituto Maldonado, un espacio para formación de personal (32 empleados directos y unos 250 en las franquicias), y red de profesionales colaboradores. Y en el 2012, con tres socios, Maldonado creó una segunda empresa, Inn Solutions. Nacía con 89.000 euros, para diseñar productos y modelos de tiendas franquiciables, y elaborar los planes formativos. En ella trabajan cinco personas y en el 2016 facturó 1.293.528 euros.

Temas: Empresas

0 Comentarios
cargando