02 abr 2020

Ir a contenido

estadística laboral

El Gobierno achaca el aumento del paro en Catalunya a la crisis política

Báñez afirma que la estabilidad política "es fundamental" para la creacion de empleo

Mercedes Jansa

Cola de parados en una oficina de empleo de Barcelona. 

Cola de parados en una oficina de empleo de Barcelona.  / CARLOS MONTAÑÉS

Catalunya es la comunidad autónoma en la que más creció el paro en octubre pasado, el mes de mayor agudeza de la crisis política por el desafío independentista y la declaración unilateral de independencia (DUI). Sólo la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el presidente de la CEPYME, Antonio Garamendi, relacionaron estrechamente ambas cuestiones, mientras que los partidos políticos y los sindicatos mayoritarios achacaron el incremento del desempleo a la estacionalidad del mercado laboral.

En un contexto general de cierta ralentización en la reducción del número de desempleados y un mes, octubre, que suele ser negativo para la creación de empleo, Catalunya sumó 14.698 parados más que en septiembre,  hasta un total de 415.071 personas sin empleo. Esta subida duplica la del mismo mes del 2016 y es la mayor en ese mes de los últimos nueve años, según los datos publicado ayer por el Ministerio de Empleo. Solo se encuentra una cifra parecida en octubre del 2011, uno de los peores años de la crisis económica, cuando anotó 14.628 desempleados más.

En todo caso, en los últimos doce meses el paro se ha reducido en Catalunya en 43.335 personas, el 9,45 %.

Servicios y hostelería

Como en el resto de España, el sector servicios es el que más parados ha dejado tras el fin de la temporada de verano, que se ha alargado por la bonanza de las temperaturas. Lo mismo ha sucedido en Andalucía, la segunda comunidad con mayor destrucción de empleo y casi 13.000 parados más.

La suma de los nuevos desempleados en ambas comunidades es más de la mitad  de los empleos que se han perdido en el sector servicios.

Por el contrario, en Catalunya apenas ha tenido incidencia la contratación en octubre en el sector de la enseñanza, que es el que ha tirado de la creación de empleo.

Menos empleo

La ocupación ha crecido en Catalunya muy por debajo de las expectativas y de lo que ha sucedido en meses y años anteriores. Solo se han creado 1.702 nuevos empleos inscritos como nuevos afiliados a la Seguridad Social (hace un año fueron 5.858), frente a los más de 39.000 de Madrid y la Comunidad Valenciana y los 36.500 de Andalucía.

Estos datos son los que Fátima Báñez utilizó para responsabilizar a la crisis política catalana de la mala marcha del mercado laboral. "Se está parando la creación de empleo en Catalunya", afirmó, porque "la estabilidad política y la legalidad son fundamental para la creación de empleo y de oportunidades".

La fuga de empresas en el último mes es otro dato que alerta al Ejecutivo de Mariano Rajoy y a los empresarios.  En una entrevista en Radio Euskadi, Antonio Garamendi, presidente de CEPYME y vicepresidente de la CEOE, calificó de "alarmantes" las consecuencias económicas derivadas de la situación política catalana y advirtió que mientras persista "la indefinición e inseguridad", va a seguir esta "volatilidad".  Garamendi señaló que la entrada en prisión de Oriol Junqueras y siete exconsellers "tensionan aún más la situación".

Tanto CCOO como UGT evitaron hablar de la crisis política como determinante del crecimiento del desempleo en toda España en 56.844 personas, dejando el número total de parados inscritos en las oficinas de empleo púbico en 3.467.026, el nivel más bajo de los últimos ocho años..

Estacionalidad

El aumento del desempleo, según los sindicatos, tienen que ver con la excesiva estacionalidad del trabajo en España, que crece en los periodos de mayor demanda de mano de obra vinculada a las actividades de turismo y ocio.  UGT estimó que sin el trabajo de temporada, la politicas del Gobierno no crearía empleo y CCOO pidio una reunión urgente de la mesa por el empleo. 

Tras el verano, la tendencia suele ser de subida moderada del paro, pero esto ha saltado por los aires en octubre, que ha anotado 56.844 personas más inscritas, unas 12.000 más que hace un año y casi el doble de lo que subió en septiembre pasado.

El sector servicios ha aportado más  desempleados (50.985 personas) y el mayor recorte del empleo se ha producido en la hostelería, que ha perdido 60.030 afiliados a la Seguridad Social.

Pese a los malos datos mensuales, salida de personas de los registros oficiales de paro se mantienen a buen ritmo. En tasa interanual el desempleo paro se ha reducido en cerca de 300.000 personas. En lo que llevamos de año, el recorte afecta a 235.948 personas.

Crece la ocupación con contratos temporales

La afiliación a la Seguridad Social marca la creación neta de empleo, y octubre pasado ha anotado el segundo mejor registro desde el 2005, gracias sobre todo a la contratación en enseñanza.

Octubre ganó una media de 94.368 afiliados, aunque es inferior en casi 7.000 a la registrada el mismo mes del 2016. El total de ocupados se situó en 18.430.529 personas.

Mientras que el sector de enseñanza anotó  137.152 afiliados nuevos, la hostelería perdió 60.030 cotizantes.

En el último año, la Seguridad Social ha incorporado 617.173 afiliados, y en lo que llevamos de año se han creado 581.475 empleos, la mayoría en el régimen general.

El Régimen de Autónomos (RETA) ha sumado en octubre 1.630 nuevos ocupados, hasta un total de 3.217.902 afiliados.

La afiliación aumentó en 11  comunidades respecto al mes anterior, especialmente en Madrid (39.219 ocupados más) y Comunidad Valenciana (38.607).

El ritmo de contratación sigue imparable pero en su inmensa mayoría temporal. En octubre se registró un aumento en el número de contratos del 8,8% superior al del año pasado.  

De los 2.032.184 de contratos, más de 1,8 millones fueron de carácter temporal. El 33,8% de este total tuvieron además jornada a tiempo parcial.

Los de carácter indefinido sumaron 202.542, y pese a su escasez es la cifra más alta registrada desde que comenzó la recuperación de la economía.

La mitad (46%) de los contratos temporales con duración determinada duran una semana o menos.