Ir a contenido

EFECTOS DE LA CRISIS

El riesgo de pobreza y exclusión social se dispara en España

Entre 2008 y 2016 aumentó más de cuatro puntos lo que sitúa al Estado español en el séptimo peor puesto de la UE

En la Unión Europea hay 117,5 millones de personas afectadas por este problema, el 23,4% de la población

Silvia Martinez / Bruselas

Concentración contra la pobreza energética en la plaza de Sant Jaume de Barcelona.

Concentración contra la pobreza energética en la plaza de Sant Jaume de Barcelona. / FERRAN SENDRA

España sigue teniendo un problema y se llama riesgo de pobreza y exclusión social. Según los últimos indicadores publicados por la oficina europea de estadística (Eurostat), con motivo del Día Internacional de Erradicación de la Pobreza que se celebra este martes, la tasa se disparó entre 2008 y 2016 más de cuatro puntos lo que sitúa a España en el séptimo país de la UE con mayor riesgo solo superado por Bulgaria, Rumanía, Grecia, Lituania, Croacia y Letonia.

Concretamente, y aunque supuestamente lo peor de la crisis ya ha pasado, el 27,9% de la población española, 12,8 millones de personas, estaban en 2016 en riesgo de pobreza o de exclusión social (frente a los 10,7 millones en 2008). Esto significa, según los parámetros que maneja Eurostat, que o bien vivían en hogares con una renta disponible inferior al 60% de los ingresos nacionales medios –después de impuestos- o bien en hogares con una baja intensidad de empleo –donde aquellos en edad de trabajar lo hacen menos del 20% de su potencial en el último año- o simplemente sin acceso a cuatro de los nueve elementos que definen la privación severa.

Es decir, no poder pagar el alquiler o facturas como la del agua, no disponer de una calefacción adecuada, no poder hacer frente a gastos inesperados, no poder comer carne, pescado o proteínas equivalentes cada dos días, no poder disfrutar de una semana de vacaciones fuera de casa al año, no permitirse un coche, una lavadora, una televisión o un teléfono.

117,5 millones de europeos

La nueva radiografía muestra que España fue el tercer país donde más ha empeorado la situación, con un aumento del 4,1%, solo superado por Chipre (4,4 puntos) y Grecia (7,5) que también han registrado un empeoramiento notable. Se trata de tres de los países donde se concentran parte de los 117,5 millones de europeos que, según Bruselas, cumple al menos uno de los criterios para ser considerados como personas en riesgo. Una situación que afecta al 23,4% de la población de la UE. El dato refleja una ligera mejoría de tres décimas respecto al año base de 2008.

A la cola de Europa, entre los países con una mayor proporción de población en riesgo se encuentran Bulgaria  (40,4%), Rumanía (38,8%), Grecia (35,6%) y Letonia (28,5%). A la cabeza, con menores ratios, República checa (13,3%), Finlandia (16,6%), Dinamarca (16,7%), Holanda (16,8%), Eslovaquia (18,1%) y Francia (18,2%). La situación, no obstante, varía en función de los criterios. Una de cada seis personas en riesgo de pobreza en la UE lo están debido a los bajos ingresos disponibles descontadas las transferencias sociales (17,2%), 1 de cada 13 sufre privaciones severas (7,5%) mientras que 1 de cada 10 vive en hogares con baja intensidad de trabajo (10,4%).

En el caso español, el 22,3% de las personas que viven en riesgo de pobreza se debe precisamente a los bajos ingresos de los hogares (19,8% en 2008). Solo dos países, Rumanía (25,3%) y Bulgaria (22,9%) cuentan con peores registros muy lejos del 9,7% de la República checa, el 11,6% de Finlandia, el 11,9% de Dinamarca, el 12,7% de Eslovaquia o el 12,8% de Holanda. España es también el tercer país donde más personas vivían en 2016 en hogares con baja intensidad laboral, el 14,9% (6,6% en 2008), solo por detrás de Irlanda (19,2% en 2015) y Grecia (17,2%), y lejos de Estonia (5,8%), Polonia (6,4%) y Eslovaquia (6,5%). En cuanto a privaciones severas, el 5,8% de los españoles las padecen (3,6% en 2008), lejos del 31,9% de Bulgaria, 23,8% de Rumanía y 22,4 de Grecia.