RESOLUCIÓN DE BANCOS

El FROB admite que la crisis del Popular evidencia la necesidad de "importantes mejoras"

El Estado solo ha recuperado 5.911 de los 59.056 millones inyectados en los bancos

Jaime Ponce, presidente del FROB, durante una comparecencia en el Congreso.

Jaime Ponce, presidente del FROB, durante una comparecencia en el Congreso. / JUAN MANUEL PRATS

Se lee en minutos

P. Allendesalazar / Madrid

El presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Jaime Ponce, ha admitido este miércoles que la debacle del Popular ha puesto en evidencia que el mecanismo de resolución europeo de entidades con problemas precisa de "importantes mejoras". Pese a que la intervención y venta del banco al Santander por un euro fue una operación para estar "razonablemente satisfecho", ha argumentado, queda "trabajo pendiente" por hacer.

"Entiendo que se ha de ser prudente con los calificativos cuando se produce la resolución de un banco. En definitiva, se trata de una quiebra que lesiona el interés de muchos acreedores y es especialmente dura para los minoristas involucrados", ha señalado en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados. Sin embargo, ha recordado que la normativa internacional y europea establece que los accionistas y acreedores, no los ciudadanos, son los que deben asumir las pérdidas. Y también ha subrayado que se logró preservar la estabilidad financiera y proteger los depósitos (35.000 millones de euros de los 60.000 millones con que contaba el banco estaban garantizados).

Los elementos del mecanismo de resolución a mejorar, así, no tiene que ver a su juicio con el impacto para los pequeños accionistas, sino con otros aspectos técnicos. En concreto, con la necesidad de contar con instrumentos para dotar de liquidez a las entidades con problemas; con la mejora de los planes de resolución que elaboran los bancos, "dotándolos de toda la información relevante y actualizada"; y con la conveniencia de seguir avanzando en la adaptación del balance de las entidades "para asegurarse de que existen los colchones de pasivos necesarios para hacer creíble y factible la estrategia de resolución prevista".

Discrepancia con Bruselas

El funcionario ha explicado que el FROB ha reclamado a la Junta Única de Resolución (JUR) europea que haga público el informe de Deloitte en que se basó la intervención del Popular. El organismo comunitario, ha explicado, se ha negado alegando que podría afectar a la economía y a la estabilidad financiera, "razones razonables" a su juicio. Así las cosas, la justicia europea será la que "dirimirá" si se publica, como le han pedido muchos afectados.

"Se ha sobredimensionado la importancia del informe. Contribuyó a la decisión de la JUR, pero la determinación final del precio (un euro) la da el proceso se venta", ha argumentado. El FROB reveló el día de la caída del Popular que el documento daba una valoración negativa al banco de entre 2.000 y 8.200 millones, pero no informó de que, en un escenario positivo le daba un valor positivo de unos 1.500 millones. "Hablamos de dos escenarios porque la normativa nos exige usar las valoraciones más prudentes", se ha escudado.

Ayudas públicas

Te puede interesar

Ponce, asimismo, ha recordado que el rescate a la banca llevó al Estado a inyectar 59.056 millones de euros en el sector, 60 millones más que el pasado octubre (sin incluir los 20.182 millones aportados por las entidades a través del Fondo de Garantía de Depósitos), de los que solo se han recuperado 5.911 millones, el 10% y 1.074 millones más que el año pasado. "La cuantificación del coste de las ayudas públicas dependerá de otros elementos sobre los que no existe aún certidumbre completa", ha añadido.

La principal vía para aumentar la cantidad de ayudas recuperadas es la privatización de Bankia, que está en plena absorción del otro banco nacionalizado, BMN. En este sentido, ha confirmado que el FROB "está analizando las mejores alternativas para realizar una desinversión" adicional en el banco, la segunda desde la que se hizo en el 2014.