Ir a contenido

La próxima subasta de energía eólica y solar será el 26 de julio

Nadal augura un resultado de la licitación "más compensado" entre tecnologías que en la de mayo pasado

Agustí Sala

Álvaro Nadal, ministro de Energía, durante un pleno del Congreso de los Diputados.

Álvaro Nadal, ministro de Energía, durante un pleno del Congreso de los Diputados. / AGUSTÍN CATALÁN

El 26 de julio, no el 18 como se preveía inicialmente. Esta será la fecha en la que saldrán a concurso otros 3.000 megavatios (MW) de energías renovables, según ha anunciado el mnistro de Energía, Álvaro Nadal, durante una comparecencia en la comisión correpondiente del Congreso de los Diputados.

A diferencia de la celebrada el 17 de mayo, también por 3.000 MW, en esta ocasión la licitación estará abierta solo a energía eólica y solar. Nadal se ha mostrado confiado en que esta nueva subasta, al igual que la anterior, será "un éxito" y permitirá la entrada de nueva energía renovable "sin ningún tipo de prima" y a precio de mercado.

MÁS COMPENSADO

También ha asegurado que en esta nueva licitación el reparto por tecnologías será "más compensado". En la pasada, la eólica se adjudicó más del 99% de lo ofertado y la fotovoltaica quedó prácticamente fuera. Nadal ha recordado que en la puja del 17 de mayo se presnetaron ofewrtas por el triple de la potencia en licitación

Con todo, el ministro afirma que es "neutral" en el proceso en lo que respecta a las tecnologías. Por ello, el Ministerio de Energía "está abierto" a dar licencias a cualquier parque renovable que quiera instalarse, sin necesidad de acudir a las subastas.

La relación del Ejecutivo del PP con el sector está cambiando. El secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, afirmó durante el rencientemente celebrado Tercer Congreso Eólico Español se comprometió a planificar la energía con consenso. Fue un mensaje para relajar las tensiones con el sector, tras el hachazo asestado a las energías renovables en la anterior legislatura por parte del PP.

Por otra parte, el ministro ha defendido al rebaja de los peajes eléctricos para las empresas en baja tensión, incluida en los pactos presupeustarios del PP con el PNV. Eso ha provocado un alud de críticas, especialmente de las industrias catalanas y también de la Generalitat, que se consideran discriminadas con respecto a las vascas.

Se trata, ha agregado Nadal, "de una medida de apoyo industrial que tiene más incidencia que el País Vasco, pero que afecta a todo el territorio nacional". Nadal ha sentenciado: "No hay trato de favor hacia las empresas vascas".