Ir a contenido

PROCESO JUDICIAL

Tres cargos de Iberpotash se sentarán en el banquillo por un accidente laboral

El fiscal pide hasta dos años de cárcel para los responsables de mantenimiento de la mina de Vilafruns

Instalaciones de Iberpotash en Súria.

Instalaciones de Iberpotash en Súria. / VicensTomas

Tres cargos de Iberpotash con responsabilidad en la mina de Vilafruns (Bages) se sentarán en el banco de los acusados por un presunto delito de lesiones por imprudencia grave contra los derechos de los trabajadores. La fiscalía pide dos años y nueve meses de presión para dos de ellos --el jefe de seguridad de la mina y el encargado de mantenimiento de instalaciones y equipos-- mientras que para el jefe de mantenimiento eléctrico pido una año y 10 meses.

Los trabajadores responsables están acusados de haber permitido que el trabajador de una empresa subcontratada subiera a un estructura metálica en estado de corrosión y oxidación para reparar un equipo eléctrico. El joven, situado en la plataforma de cinco metros de altura, cayó y se fracturó múltiples partes del cuerpo que precisaron de tratamiento médico quirúrgico y estuvo incapacitado para trabajar más de 10 meses.

La fiscalía pide a la empresa y a la aseguradora que indemnice a la víctima con 160.000 euros. El juez ha fijado la vista de conformidad el lunes, 12 de junio. Según el escrito de la fiscalía, los hechos se remontan al 22 de marzo del 2013 cuando tres operarios, requeridos por Iberpotash, se personaron en la estructura metálica que se había colocado sobre el pozo de la mina de Vilafruns para comprobar el sistema de iluminación, ya que había algunos focos que no funcionaban correctamente. La víctima subió por la escalera interior y salió por una plataforma que da al exterior, pero esta cedió y se precipitó desde una altura de cinco metros.

El fiscal apunta en el escrito de acusación que tanto la escalera de acceso como la plataforma que daba al exterior se encontraban en un estado de corrosión y oxidación debido a la exposición a la intemperie de la estructura y al aire salino que salía del pozo, ya que se trataba de una salida de ventilación de la mina. También destaca que no había ninguna señal de advertencia de su mal estado, ni tampoco se habían realizado trabajos de mantenimiento.