14 ago 2020

Ir a contenido

POLÍTICA MONETARIA

Draghi insta a los bancos a recortar más oficinas y plantilla

El BCE niega que haya burbujas pero admite que vigila algunos países y negocios

P. ALLENDESALAZAR / MADRID

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, en Madrid.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, en Madrid. / JAVIER SORIANO

El presidente del Banco Central Europeo (BCE)Mario Draghi, ha instado este miércoles en Madrid a los bancos de la zona euro a seguir reduciendo sus oficinas plantillas. “Hay un amplio margen para ello”, ha argumentado, ya que la eficiencia del sector (relación de gastos e ingresos) no ha mejorado desde el 2010 y es peor que la de sus competidores. La banca española no es la más rezagada: ha recortado 84.018 empleos (un 30,1%, hasta los 194.283) y 17.311 sucursales (37,5%, a las 28.807) desde los máximos del 2008, pero el Banco de España lleva unos dos años urgiéndole a seguir con los ajustes, además de a plantearse fusiones.

En unas jornadas del supervisor español, Draghi le ha puesto al sector financiero europeo estos deberes como vía para recuperar su rentabilidad sobre capital, que ha caído del 20% en el 2006 al 5%. En gran medida se debe a la bajada de tipos impulsada por el BCE para reactivar la economía, pero ante las críticas habituales de los bancos por el bajo precio del dinero, el banquero central les ha recordado que el impacto general sobre la rentabilidad bancaria del conjunto de medidas extraordinarias del organismo “ha sido positivo”.

Así, y como viene haciendo desde hace meses ante las críticas de países como Alemania, ha defendido la política monetaria ultralaxa del BCE y ha sostenido que “no hay razón” para comenzar a retirarla. Estas medidas, ha admitido, pueden tener efectos secundarios perniciosos, pero de momento estos pemanecen "contenidos".

NO HAY BURBUJAS

En este sentido, ha negado que se estén produciendo “burbujas” de crédito y del valor de los activos inmobiliarios de forma generalizada en la eurozona. Con todo, ha admitido que hay algunas “áreas localizadas” que requieren una vigilancia estrecha y continúa. “Estamos supervisando estrechamente a los países con un desarrollo más robusto del mercado inmobiliario”, ha añadido.

El BCE, ha explicado, también vigila de cerca a inversores institucionales como aseguradoras fondos de pensiones e inversión que en los últimos años están invirtiendo en activos de calificación crediticia más baja, y por tanto de más riesgo, a los que ha instado a basarse menos en prometer a sus clientes una rentabilidad fija.