21 sep 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Javier Sánchez-Prieto: "Las pistas de El Prat pueden dar más de sí"

El presidente de Vueling afirma que el plan de medidas implantado tras la crisis del verano pasado les ha llevado a ser líderes en puntualidad

Josep M. Berengueras

El presidente de Vueling, Javier Sánchez-Prieto, en su despacho.

El presidente de Vueling, Javier Sánchez-Prieto, en su despacho. / JORDI COTRINA

Hace poco más de un año que Javier Sánchez-Prieto asumió la presidencia de Vueling en sustitución de Álex Cruz, que fue nombrado presidente de British Airways. No ha sido un año fácil: el verano pasado, Vueling sufrió una gran crisis con miles de pasajeros afectados. La aerolínea ha decidido pisar el freno este año para evitar que vuelva a suceder.

-¿Qué paso el verano pasado? La acumulación de problemas se concentró en muy pocos días, con muchos factores externos. No es que quiera echar balones fuera, pero hubo huelgas en Francia, niveles altísimos de regulaciones aéreas... que hicieron que la compañía no supiera responder bien. Vueling no creó los problemas, los sufrió. Pero podríamos haber reaccionado mejor.

-¿Cómo ha afectado esa crisis a la compañía y qué ha hecho para que no vuelva a pasar? Durante esa época nuestros niveles de satisfacción bajaron drásticamente. Pero ahora podemos decir que estamos en los niveles que teníamos antes del verano pasado. Con la crisis que sufrimos implantamos unas medidas cuyo coste fue de 40 millones, y ahora hemos adoptado otro plan de acción cuya inversión es de 15 millones más. Hemos ajustado nuestro programa de vuelos, revisado y ampliado los tiempos de embarque, contratado más personal de cabina, más pilotos, más personas en el aeropuerto, más aviones de recambio, más gente en atención al cliente... Y también trabajamos con el aeropuerto, con el handling, con Aena, con control del tráfico aéreo... Todo ello hace que la operación sea ahora mejor que antes.

Javier Sánchez-Prieto

PRESIDENTE DE VUELING

«Llevamos 6-7 meses teniendo la mejor puntualidad del aeropuerto de Barcelona o siendo segundos»

-¿Cómo saben que ha mejorado? Tras iniciar el plan de medidas llevamos 6-7 meses teniendo la mejor puntualidad del aeropuerto de Barcelona o siendo segundos. Esperábamos la Semana Santa porque a nivel de actividad es similar a la del verano. Esta Semana Santa conseguimos una puntualidad del 90% (en el Prat fue del 92%), mientras que en el 2015 –el 2016 no es comparable pues hubo huelga en Francia y cayó al 58%– la puntualidad fue del 78%. Mejoramos pese a que a que operamos 1.000 vuelos más durante la semana, con picos de 650 vuelos al día –igual que en verano–. Estamos satisfechos, pero no nos podemos relajar.

-¿Puede garantizar que este verano no sucederá lo del anterior? Lo que puedo garantizar es que estamos mucho mejor preparados. No va a pasar lo del año pasado: puede haber algún día malo porque haya una tormenta o se rompa una baliza, sí. Pero el día que pase estaremos mejor preparados. En Semana Santa un día se paró un radar en Baleares, y la puntualidad de ese día fue al final del 81%. En otro momento quizá no hubiésemos logrado esa cifra.

La aerolínea se propone mejorar la información que da a los clientes

Entre las medidas que ha adoptado Vueling en esta nueva etapa  está el aumentar la información al cliente. «Hemos hecho cambios en nuestros procesos para que el acceso a la información sea más rápida, anticipándonos, que seamos capaces de informar mejor y de poder ofrecer alternativas», explica Sánchez-Prieto. «Sabemos que al cliente le genera ansiedad ir al aeropuerto. Debemos lograr que esté más cómodo pase lo que pase», agrega.
El directivo también avanza que a finales de año comenzarán a instalar wi-fi en sus aviones («a principios del 2019 todos tendrán internet»), y que el overbooking, aunque es una práctica legal que existe también en Europa, «no es un elemento significativo» en aerolíneas como Vueling.

-Acaban de celebrar los 100 millones de pasajeros en Barcelona. ¿Cómo de importante es la cifra? La cifra es impresionante. Pero no deja de ser más que un hito. Lo importante para mí es lo que está alrededor de esa cifra: Vueling está ligada a Barcelona y Barcelona está ligada a Vueling. El año pasado llevamos a 16,5 millones de pasajeros en Barcelona; nuestra capacidad de canalizar el atractivo de Catalunya es impresionante. Somos un generador de empleo, con 3.500 trabajadores directos y otros 2.000 indirectos.

-¿Tanta dependencia de El Prat de Vueling es bueno? En la mayoría de aeropuertos hay un operador con una cuota más o menos relevante, es una situación relativamente normal. La reflexión que hacemos va más allá: en el 2006, el Prat tenía 30 millones de pasajeros y nosotros, 2. Ahora, El Prat tiene 44,5 millones y Vueling, 16,5. Sí, es un juego, hay compañías que crecen y otras que bajan, pero nuestro crecimiento ha ido ligado al de El Prat. Vueling es un catalizador de turismo, de empleo, de PIB.

-¿Se acerca El Prat a la saturación? Creo que tenemos que hacer una reflexión sobre cuál es el futuro del aeropuerto de El Prat. Es una infraestructura con una capacidad mayor a la que hoy en día se está operando, pero que puede estar artificialmente restringida por elementos medioambientales. Quizá no sea aún el momento, pero habrá que hacer una reflexión serena a medio-largo plazo de cuáles son sus posibilidades de desarrollo. Si en algún momento queremos crecer, sobre todo en verano, habrá que aumentar la capacidad de las pistas por hora, que actualmente es de 72 operaciones. El cuello de botella de las pistas llegará antes que el de las terminales, y las pistas pueden dar más de sí. Para nosotros es crucial que una infraestructura como el Prat pueda seguir teniendo capacidad de crecimiento y desarrollo.

-IAG está a punto de estrenar Level en Barcelona. Si no hubiese pasado lo del verano pasado, ¿Vueling sería la elegida para el largo radio? No es un tema de lo que pasó el año pasado, sino de modelo de negocio. Estamos centrados en el corto y medio radio, y el nivel de complejidad que supone meterse en el largo radio es altísimo. Creo que la decisión del grupo es la adecuada: Level es un proyecto muy atractivo que ayudará a Barcelona.