Ir a contenido

FISCALIDAD SOBRE EL CONSUMO

Los refrescos suben este lunes hasta un 50% en Catalunya

El nuevo impuesto que penaliza las bebidas azucaradas entra en vigor

Vendedores y distribuidores están obligados a repercutir la carga en el precio de venta

Agustí Sala Josep M. Berengueras

Una mujer ante las bebidas azucaradas de un supermercado.

Una mujer ante las bebidas azucaradas de un supermercado. / ELISENDA PONS

Subidón en Catalunya. Pero no de azúcar, sino de los precios de aquellas bebidas que lo contienen en más de cinco gramos por cada 100 mililitros (ml). Colasrefrescos, bebidas de néctar y zumos de frutas, las bebidas deportivas, los refrescos de té y café, las energéticas, leches endulzadasbatidos aguas con sabores experimentarán a partir de este lunes un aumento de precio de hasta el 50%, según estimaciones del sector como consecuencia de la entrada en vigor en Catalunya del nuevo impuesto sobre bebidas azucaradas. En todo caso, el alza es variable y depende de la proporción de azúcar del producto y de la capacidad del envase.

La norma, que debía entrar en vigor el 1 de abril y se ha demorado hasta este lunes tras las peticiones del sector, establece que el nuevo cargo debe repercutirse obligatoriamente en el precio que paga el consumidor en el establecimiento donde lo adquiera, sea una tienda, súper, híper, bar, restaurante o máquina de vénding. El objetivo es penalizar el consumo de este tipo de productos, siguiendo las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Catalunya se ha quedado sola aplicando este gravamen que también anunció el Gobierno central, pero que ha aparcado por el momento..

Las bebidas de este tipo pasan a cargar con un gravamen de 0,08 euros por litro si tienen entre cinco y ocho gramos de azúcar por cada 100 ml y de 12 céntimos por litro si la proporción es de más de ocho gramos por cada 100 ml. La recaudación prevista este año se sitúa en unos 31 millones de euros, según el proyecto de Presupuestos de la Generalitat para este año. La liquidación del impuesto será trimestral. La primera será en julio.    

El impacto en el precio de venta será notable. Un ejemplo: una botella de Coca-Cola de dos litros costaba este viernes en Carrefour 1,43 euros. A partir del lunes debe subir a 1,67 euros, lo que supone casi el 17% de aumento. La lata de 33 cl, que cuesta 57 céntimos, pasará a valer 61, el 7% más. "Las subidas afectarán más a las bebidas de marca blanca, que tienen productos de un litro a poco más de 20 céntimos y, en los casos en los que tienen más de ocho gramos de azúcar por cada 100 mililitros, el impuesto supondrá la mitad de su valor actual y, por tanto, un aumento de precio del 50%", explican fuentes de la Asociación de Bebidas RefrescantesAnfabra.

PRODUCTOS EXENTOS

Según la normativa, quedan exentos de este nuevo gravamen las bebidas elaboradas a partir de zumos de fruta o verduras naturales, concentrados o reconstituidos o una combinación de ambos, así como las leches o alternativas de estas sin edulcorantes calóricos añadidos y yogures bebibles, leches fermentadas bebibles, productos para uso médico y bebidas alcohólicas.

Las asociación de fabricantes y distribuidores (AECOC) considera que el nuevo tributo "puede resultar discriminatorio en la medida que penaliza algunos productos, perjudica económicamente al consumidor catalán con respecto a los consumidores del resto de España y, además, complica enormemente la gestión empresarial al romper la unidad de mercado y crear inseguridad jurídica". El consumidor catalán pagará más por una Coca-Cola, por ejemplo, que uno que esté en Madrid o en Murcia. Pero eso es algo que sucede también en el IRPF, donde la escala del gravamen en el tramo autonómico es en Catalunya hasta tres puntos más elevada, aunque eso no incide en la unidad de mercado.  

Las empresas llevan unos días definiendo sus estrategias para informar a los consumidores. Algunas prevén instalar cartelería informativa en los puntos de venta de toda Catalunya, o en las cajas de salida de las tiendas, así como distribuir folletos informativos entre sus consumidores en los que se comunicará el impacto de la nueva ley sobre las bebidas que comercializan. Otras incluso ampliarán la información a través de sus webs y apps, valorando incluso la posibilidad de elaborar un documento de respuesta a las preguntas más frecuentes por parte del consumidor, según AECOC.

0 Comentarios
cargando