Ir a contenido

Renault, bajo sospecha

El servicio antifraude francés cree que el constructor ideó un software para superar las pruebas anticontaminación

La dirección estaría al tanto de una estrategia aplicada desde hace 25 años

EVA CANTÓN/PARÍS

Carlos Ghosn, consejero delegado de Renault y de Nissan, en Ginebra (Suiza) en el 2013.

Carlos Ghosn, consejero delegado de Renault y de Nissan, en Ginebra (Suiza) en el 2013. / AP / LAURENT CIPRIANI

La sombra de la sospecha persigue a Renault desde que, en septiembre del 2015, estalló el escándalo de los vehículos trucados por Volkswagen para reducir las emisiones contaminantes de sus motores diesel. Investigado como el resto de fabricantes franceses por la Dirección General de Consumo, Competencia y Represión del Fraude, un informe publicado este miércoles por el diario 'Libération' deja pocas dudas sobre las prácticas fraudulentas de la compañía liderada por Carlos Ghosn.

Renault habría instalado “un dispositivo fraudulento que modifica específicamente el funcionamiento del motor para reducir las emisiones de óxido de nitrógeno durante las pruebas de homologación”, una estrategia fraudulenta en la que estaría implicada la dirección de la empresa y que, según Afp, habría durado al menos 25 años.

La compañía lo ha desmentido formalmente. "Renault afirma que sus vehículos no están equipados con software trucado", ha señalado el número dos del grupo, Thierry Bolloré. Sin embargo, todo indica que Renault habría hecho exactamente lo mismo que el constructor alemán en el origen del ‘dieselgate’.

Las conclusiones de la investigación llevada a cabo por los servicios antifraude, dependientes del Ministerio de Economía, llevaron a la apertura de una instrucción judicial por un supuesto delito de engaño en los controles realizados a los motores diesel. En concreto, el informe menciona el modelo Talisman, el todoterreno Kadjar, el Clío IV y el Captur.

Antifraude sospecha que Renault ideó un software cuyo objetivo era falsear los resultados de los análisis de emisiones, para poder así demostrar que cumplía con la normativa anticontaminación. Aunque en el documento se habla de modelos recientes el organismo de lucha contra el fraude se apoya en los testimonios de un antiguo trabajador que apunta que algunas prácticas se remontarían a 1990.

El técnico señala que muchos coches estaban equipados con un dispositivo electrónico que permitía al vehículo detectar si iba a superar los niveles permitidos en los test de homologación. En este caso, el dispositivo adaptaba el funcionamiento del motor para que emitiera menos contaminantes.

Renault insiste en que ninguna de sus fábricas se ha saltado la reglamentación europea o nacional relativa a la homologación de vehículos. Sin embargo, las actas en poder de los jueces sostienen que la compañía  “usó una estrategia que tenía por objetivo falsear los resultados de los test antipolución”.

Ghosn aseguró el pasado mes de febrero que Renault no hacía “trampas” y que se había comprometido a mejorar los sistemas de detección de emisiones en condiciones reales de funcionamiento.

0 Comentarios
cargando