Ir a contenido

La hacienda catalana afloró 170 millones en fraude el año pasado

La Agència Tributària se centrará este año en detectar deslocalizaciones de contribuyentes y patrimonios

Agustí Sala

La hacienda catalana afloró 170 millones en fraude el año pasado

DANNY CAMINAL

La hacienda catalana afloró el año pasado un total de 170 millones de euros, el 10,7% menos que los 190,4 millones del 2015, según los datos facilitados por el 'vicepresident' Oriol Junqueras, que ha hecho balance de las actuaciones antifraude acompañado por el secretario de Hacienda, Luís Salvadó y el director de la Agència Tributària de Catalunya (ATC), Eduard Vilà.

Junqueras ha restado importancia al hecho de que la cantidad obtenida el año pasado fuera inferior a la del 2015. "Cuando se comienza se va donde hay una mayor bolsa de fraude y luego se va reduciendo", ha explicado. Salvadó, por su parte, ha destacado que el número de inspecciones y actuaciones fue superior.

En total, en el 2015 y el 2016, la suma de fraude aflorada ascendió a 360,4 millones, dentro del plan de control y prevención 2015-2018, que se encuentra en su ecuador. El 'vicepresident', esforzado en demostrar la potencia que está ganando la hacienda catalana, ha destacado la estrecha colaboración con la agencia tributaria estatal (AEAT) en materia de inspección de tributos como el de patrimonio.

De hecho, una buena parte del crecimiento de este gravamen se debe a los efectos de la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno central en el 2012.

De la cifra total descubierta en estos dos ejercicios, el 40% (145,2 millones) correspondió al impuesto de transmisiones patrimoniales (ITPyAJD), que se paga en las transacciones de viviendas de segunda mano y vehículos; y el 37% (133,4 millones), al impuesto de sucesiones y donaciones.

En el primero, 64,76 de cada 100 euros de fraude afloraron a través de comprobaciones del departamento de gestión; mientras que en el gravamen sobre las herencias, el 59,09% se detectó mediante inspecciones.

HUÍDAS DE CONTRIBUYENTES "NO TRASCENDENTES" 

Aunque han quitado importancia a la deslocalización de contribuyentes otras comunidades para eludir los impuestos en Catalunya, una de los objetivos de las comprobaciones e inspecciones este año serán este tipo de prácticas. "Si la deslocalización no es real es fraude", ha afirmado Salvadó. De todas formas ha insistido en que, tras estudios previos que han realizado, este tipo de prácticas supone "un porcentaje absolutamente ínfimo, estadísticamente marginal y una cantidad que no es trascendente".

Otro de los ejes de actuación serán los impagos del impuesto de alojamientos turísticos, en especial los de apartamentos, que se han incorporado en la nueva normativa en los presupuestos para este año que deben aprobarse en breve.

Todo ello se sumará a las comprobaciones relacionadas con la reducción del 95% en la herencia o donación de participaciones empresariales y otras prácticas relacionadas con el impuesto de patrimonio.

A lo largo de este año está previsto también poner en marcha la nueva sede electrónica de la ATC y "seguir mejorando el sistema de información de la agencia para facilitar el trámite y pago telemático de impuestos.

El desarrollo del plan también ha supuesto cambios en la organización de la ATC, y Salvadó ha recordado que está previsto aumentar la plantilla de los 400 que había al cierre de 2016 a un total de 800 a finales de este año.

0 Comentarios
cargando