POLÍTICA ECONÓMICA

Bruselas avisa de que España podría necesitar un ajuste adicional de 2.000 millones

La Comisión Europea da luz verde al plan presupuestario de 2017 aunque prevé un déficit mayor del previsto

Luis de Guindos con el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

Luis de Guindos con el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. / EFE / OLIVIER HOSLET

Se lee en minutos

SILVIA MARTINEZ / BRUSELAS

La Comisión Europea no pedirá por ahora nuevos ajustes al Gobierno de Mariano Rajoy pero la aprobación del plan presupuestario para 2017remitido a finales del año pasado, no es un cheque en blanco. Bruselas considera que el borrador cumple “en líneas generales” con las normas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) pero advierte de que España crecerá menos este año y que incumplirá el objetivo de reducción de déficit público por lo que debe estar preparada para adoptar un nuevo ajuste si fuera necesario.

La Comisión Europea perdonó el año pasado una multa de hasta 2.000 millones de euros por no adoptar medidas para cuadrar las cuentas en 2015 -y posteriormente la congelación de entorno a 1.200 millones en fondos estructurales este año- e introdujo una nueva senda para la reducción del déficit público: 4.6% en 2016, 3,1% en 2017 y 2,2% en 2018, con un ajuste estructural del 0,5% tanto este año como el próximo.

Tras los reiterados llamamientos de Bruselas y la formación del Gobierno, el Ejecutivo de Mariano Rajoy remitió a finales del 2016 un borrador presupuestario con un techo de gasto que incluía medidas por valor de 7.500 millones de euros –en forma de subida de impuestos y acciones para combatir el fraude fiscal- para ajustarse a la nueva senda fiscal.

Según valoran, España cerrará 2016 con un déficit del 4,6% pero en 2017 se desviará al 3,3%, dos décimas por encima de lo acordado por lo que debe estar preparada para adoptar un ajuste adicional del 0,2% del PIB (2.000 millones de euros) en caso de que se agrave la situación. "Estas discrepancias reflejan un escenario macroeconómico menos optimista y un impacto menor derivado de las medida fiscales adoptadas", advierte la Comisión.

Además, la Comisión Europea vuelve a advertir al Ejecutivo español que considera plausibles sus previsiones de crecimiento para 2016 pero demasiado optimistas las de este año. Según el gobierno la economía avanzará un 2,5% mientras que Bruselas rebaja la euforia al 2,3%. Pese a estas discrepancias, Bruselas ha decidido validar el proyecto con un aprobado general porque España sí cumplirá con el ajuste estructural requerido. "El objetivo nominal en 2017 se situará un 0,2% por encima del objetivo del 3,1%" pero "el ajuste estructural alcanzará el 0,7% frente al 0,5% requerido", justifican en la decisión.

"España ha registrado buenos resultados económicos e invitamos a sus autoridades a seguir corrigiendo el déficit presupuestario excesivo y aplicando reformas estructurales clave", ha urgido el vicepresidente de la Comisión y responsable del euro, Valdis Dombrovskis. "Seguimos vigilando que los Estados miembros cumplan. La Comisión confía en que el presupuesto español para 2017 se adoptará y aplicará plenamente pronto", ha añadido su colega Pierre Moscovici.

Te puede interesar

El Ejecutivo comunitario, que afronta este año frentes políticos muy complicados con el brexit y elecciones legislativas en varias de las economías más importantes de la UE, vuelve así a dar credibilidad a las promesas del gobierno español aunque avisa también que si España incumple podría haber retrocesos.

Guindos minimiza las divergencias

Guindos ha justificado la desviación entre las previsiones del Gobierno y la "pequeña divergencia" de las proyecciones de Bruselas desde el punto de vista del crecimiento económico, que prevé que crezca un 2,3% este año frente al 2,5% que estima el Gobierno. Por otra parte, ha asegurado que el esfuerzo realizado en los últimos meses desde el puno de vista de subidas de impuestos "va a producir los efectos deseados" de alcanzar el objetivo de déficit del 3,1% en el 2017.