25 oct 2020

Ir a contenido

PROTESTA EN MADRID

CCOO y UGT inician una movilización sostenida

Toxo y Álvarez agradecen el apoyo de los partidos de izquierda a la primera gran manifestación contra el nuevo Gobierno

Los líderes sindicales aseguran que es el momento de recuperar derechos en empleo y pensiones

JUAN CARLOS ROSADO / ANTONI FUENTES / MADRID / BARCELONA

Manifestación de CCOO y UGT en Madrid, el pasado domingo.

Manifestación de CCOO y UGT en Madrid, el pasado domingo. / JUAN MANUEL PRATS

Los sindicatos CCOO UGT han iniciado hoy domingo en Madrid un proceso de movilizaciones sostenidas con una manifestación por las calles de la ciudad. La protesta ha culminado un calendario inicial de acciones reivindicativas llevadas a cabo en los días previos en las principales ciudades españolas y ha contado con el apoyo de los partidos de izquierda. Los sindicatos y la oposición se han unido en una pinza para reclamar a Mariano Rajoy un cambio en la política del Ejecutivo que vaya más allá de los gestos para dejar atrás claramente los recortes sociales

La manifestación matinal ha seguido el recorrido habitual de las marchas sindicales del Primero de Mayo y ha congregado a unas 30.000 personas, según los sindicatos. Esta vez, la convocatoria de las protestas se ha llevado a cabo en un tiempo récord, ya que se anunciaron justo después de la reunión que tuvieron con Rajoy, el pasado 24 de noviembre, los líderes sindicales y de la patronal para recuperar el diálogo social y en la que el presidente vetó la negociación sobre asuntos sensibles como la reforma laboral. La mayoría de las pancartas exhibidas por los manifestantes aludían a los recortes sociales y a la bajada de salarios. "Violencia es cobrar 600 euros","su botín es mi crisis", "por meter la PPata quedó cojo el PPirata" y "PPeor: falso, corrupto y tiranosarios" son algunos de los lemas que se podían leer. 

ENMIENDA DEL PSOE A LOS PRESUPUESTOS

Al acto han asistido el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias; el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, y el portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez. Este último anunció, a modo de regalo para los sindicatos, que su partido "rechazará al 99,9%" los próximos Presupuestos Generales del Estado para el 2017 mediante la presentación de una enmienda a la totalidad.

Jiménez aseguró que sería "una grandísima sorpresa" que el PP pudiera hacer unos presupuestos "que encajaran en la manera de ver las cosas" del PSOE. "Hay que aprovechar la recuperación económica para blindar los servicios públicos esenciales y para que la recuperación llegue a todos y cada uno de los españoles", advirtió.

Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO, ha indicado que la manifestación tiene lugar en "un momento clave porque se está decidiendo la política presupuestaria para 2017". "Estamos aquí en defensa de los derechos por los salarios, las pensiones y contra la pobreza", ha indicado Toxo. Una vez concluida la marcha fue más explícito en su discurso final y pidió ayuda a "las formaciones políticas de izquierdas" presentes en el acto. En ese sentido, les recordó que tienen capacidad para "articular mayorías parlamentarias, tal y como se ha puesto de manifiesto en la aprobación en el Congreso de la proposición no de ley para derogar la reforma laboral y modificar el Estatuto de los Trabajadores".

NEGOCIAR MÁS QUE DIALOGAR

Su homólogo de UGT, Josep Maria Álvarez, ha subrayado que la convocatoria de hoy es el "inicio de un proceso de movilizaciones que será sostenido durante el tiempo que sea necesario, lo que dependerá de la capacidad del Gobierno no solo de diálogo, sino de negociar y acordar". Álvarez se refería así de forma crítica al encuentro mantenido con Rajoy en el que el presidente del Gobierno puso unas líneas rojas que apenas dejaban margen de negociación, según los sindicatos.

En su intervención final, el líder de UGT lanzó un guiño a los partidos de la oposición como baza a jugar frente al inmovilismo del Ejecutivo del PP: "Queremos que este acompañamiento aquí de los partidos políticos se traduzca también en propuestas en las Cortes Generales para cambiar las leyes a través de acuerdos entre los grupos parlamentarios, si no lo hacen por medio de la negociación", dijo enviando un nítido mensaje de complicidad a la izquierda parlamentaria antes de hacer lo propio con sus compañeros de viaje de CCOO: "Estoy seguro de que si somos capaces de luchar conjuntamente, los sindicatos vamos a poder conseguir el objetivo de que esta sea la legislatura del cambio y la devolución de derechos". 

El agradecimiento al apoyo de los partidos de izquierda ha sido el denominador común de todas las intervenciones, ya que los sindicatos son conscientes de la capacidad de presión que tienen esos partidos, especialmente el PSOE, con vistas a forzar al Gobierno ante su situación de minoría en el Congreso. Esta presión le obligaría a dar marcha atrás en aspectos como la reforma laboral, que dio pie a tres huelgas generales en la anterior legislatura de Rajoy. La presión social seguirá en los próximos días con movilizaciones de pensionistas y contra la pobreza energética

RESPUESTA DE BÁÑEZ

La convocatoria de movilizaciones ha enconado todavía más la posición del Gobierno. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha afirmado que "espera a los sindicatos en la mesa de negociación", que es "desde donde hay que trabajar por los españoles". A pesar de la oferta de diálogo y la disposición a estudiar otro marco normativo en un contexto de negociación "pacto a pacto", Báñez ha reiterado su defensa de la reforma laboral como uno de los pilares para la salida de la crisis económica