ESCÁNDALO EN LA UE

Juncker también pide explicaciones a Kroes por ocultar una sociedad opaca cuando era comisaria

El Ejecutivo comunitario admite que "aparentemente" no se cumplieron las reglas que regulan posibles conflictos de interés

Imagen de archivo de Neelie Kroes, durante una conferencia de prensa, cuando era comisaria europea.

Imagen de archivo de Neelie Kroes, durante una conferencia de prensa, cuando era comisaria europea. / AFP / JOHN THYS

3
Se lee en minutos
SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS

La Comisión Europea quiere convertirse en el adalid de la lucha contra la evasión fiscal en el mundo pero los casos de conflictos de intereses continúan poniéndole en muchos aprietos. El último asunto, el que afecta a la excomisaria de competencia y agenda digital, Neelie Kroes, que mantuvo vínculos con una sociedad opaca con sede en Bahamas cuando formaba parte del colegio de comisarios. El presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, le ha pedido explicaciones por escrito y no descarta sancionar a la holandesa.

"Es obvio que entonces la Comisión no fue informada. Kroes nos ha informado ahora y el presidente ha pedido aclaraciones. Cuando los hechos estén sobre la mesa, la Comisión decidirá cuáles son los pasos a seguir", ha explicado el portavoz de Juncker, Margaritis Schinas, a quien Kroes informó el pasado viernes por medio de un correo electrónico de que "se le había olvidado" notificar en sus declaraciones de interés que era directora de la sociedad Mint Holdings cuando era comisaria.

Según los documentos filtrados con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, Kroes fue directora del hólding entre el 2002 y el 2009, periodo en el que era responsable de la cartera de competencia, una de las que tiene mayor peso dentro del colegio de comisarios. Según ha informado su abogado, la holandesa no habría declarado sus vínculos con esta empresa cuando fue designada en el año 2004 porque creía que había sido liquidada en el 2002 y porque nunca estuvo operativa.

FALTA DE CONTROL

Unas explicaciones que al Ejecutivo comunitario no le han bastado en esta ocasión: "Necesitamos establecer los hechos en torno a determinadas áreas", añadía Schinas. En Bruselas admiten que "aparentemente" Kroes no respetó las reglas que regulan los conflictos del interés pero también reconocen que tienen las manos atadas y que están obligados a fiarse de la información que aportan los comisarios. "No tenemos una policía secreta a la que enviar a Bahamas", se escuda el portavoz comunitario.

Según el código de conducta que regula la actividad en la Comisión Europea, todos los comisarios están obligados a informar sobre sus intereses profesionales y no pueden ejercer ninguna otra actividad profesional, retribuido o no, durante su mandato. En caso de vulneración de las normas, las sanciones incluyen desde la retirada de la pensión –Kroes, de 75 años, no ha pedido de momento cobrarla- hasta otros derechos como la indemnización transitoria a la que tienen derecho durante los tres años posteriores a dejar el cargo. En Bruselas no descartan de momento llegar tan lejos aunque nunca en la historia se le ha retirado la pensión a un comisario.

"Necesitamos más información y después veremos. Queremos saber si ha habido un problema, la amplitud del mismo. Pero no excluimos nada. Veremos también si es apropiado e importante de echar un vistazo a las decisiones adoptadas por ella o la dirección general de la competencia durante su mandatoTodo dependerá del tipo de información que recibamos", explican fuentes del Ejecutivo comunitario.

SEGUNDO CASO EN 15 DÍAS

Noticias relacionadas

Aunque no hay ningún horizonte temporal concreto para que Kroes responda, en la Comisión Europea esperan que la ex comisaria aclare la situación cuando antes porque es de interés no solo para la UE. Y es que no hace ni 15 días que Juncker se veía también obligado a pedir explicaciones al expresidente José Manuel Durao Barroso por su fichaje por la entidad financiera Goldman Sachs. Un nombramiento que ha generado un enorme revuelo en las instituciones europeas y que ha originado una petición para endurecer el código de conducta.

Lo cierto es que no es la primera vez que el nombre de Kroes, que actualmente cobra de Uber por asesorar a la compañía, aparece vinculado a posibles conflictos de interés y puertas giratorias ni que Bahamas está en el foco de Bruselas. Un país considerado de alto riesgo solo por ocho Estados miembros –Portugal, Grecia, Bulgaria, Croacia, Eslovenia, Polonia, Letonia y Lituania- aunque una buena parte de países europeos -15 en total- siguen sin tener una lista negra de países que no cooperan con las autoridades fiscales.