Ir a contenido

LANZAMIENTO

HP diseña en Sant Cugat la primera impresora 3D preparada para la producción del mundo

La máquina de la firma imprime 10 veces más rápido y a mitad de coste que las de la competencia

Josep M. Berengueras

Ramon Pastor, vicepresidente de impresión 3D de HP, con la impresora creada en Sant Cugat.

Ramon Pastor, vicepresidente de impresión 3D de HP, con la impresora creada en Sant Cugat. / JOSEP GARCIA

El futuro de la impresión 3D industrial, una tecnología destinada a revolucionar el sector, se diseña en Catalunya. HP, firma líder mundial en diversos campos de la impresión, eligió el centro internacional que tiene en Sant Cugat del Vallès, en el que trabajan 1.700 personas, como sede mundial del negocio de impresión 3D. Y la investigación de este centro ha dado lugar a la primera impresora 3D orientada a la producción de la firma, una máquina llamada a “cambiar el modelo industrial”, en palabras del vicepresidente del área 3D de HP y director del centro de Sant Cugat, Ramon Pastor. La HP Jet Fusion 3D es capaz de producir 10 veces más rápido y a mitad de precio que la competencia.

“Hay que entender que esto no solo es un producto, sino que es una oportunidad para el país. Un centro que lleva el liderazgo de la transformación industrial de la producción debe ser aprovechado por toda la sociedad”, ha destacado el directivo, que señala que el producto es fruto de “muchos años” de desarrollo y cuya tecnología es “única en el mundo”. El centro, que también investiga en otras áreas como la impresión en gran formato, contrató el año pasado a 200 nuevos empleados, y la previsión para este año y el próximo es al menos igualar esa cifra. Todo ello, con un presupuesto de inversión de 60 millones de euros al año.

Aunque la impresión 3D a veces llama la atención por sus aplicaciones en consumo, es la industria la que realmente puede sacar provecho de esta tecnología. “Las fábricas que conocemos nunca más volverán. Las que vienen son más pequeñas, más ágiles, más rápidas. Y es aquí donde la impresión en 3D jugará un papel clave”, explica. Fabricar cualquier pieza será posible con una máquina como la que ha diseñado HP en materiales como plástico y cerámica en cantidades industriales, voxel (el equivalente a un píxel en 3D) a voxel. Y con diversas propiedades: dependiendo de los materiales y la mezcla elegida, en el futuro se podrán incorporar a las piezas no solo colores, sino también sensores que envíen información o incorporen códigos de información. Todo, en una sola operación y a bajo coste.

Ejemplos prácticos son desde prótesis médicas ganchos que son capaces de calcular el peso que soportan y enviar señales en caso de sobrepeso, piezas con códigos visibles con luz ultravioleta o engranajes con capas de colores que se puede determinar su desgaste según el color de los dientes.

Empresas como NikeBMW Siemens, interesadas en este tipo de impresoras industriales, se han convertido en ‘partners’ de HP para esta primera impresora, que además recicla el material sobrante para nuevas operaciones y cuenta con un sistema de refrigeración rápida. La firma entregará las primeras impresoras 3D en octubre a un precio de 120.000 euros.

0 Comentarios
cargando