30 sep 2020

Ir a contenido

EL MODELO TRIBUTARIO CATALÁN

ERC plantea subir la presión fiscal a las rentas por encima de 90.000 euros

Es la alternativa de Economia para rebajar la carga fiscal a ingresos por debajo de 17.000 euros

El objetivo es que el efecto de la reforma sea neutro en términos de recaudación para las arcas del Govern

Olga Grau

El ’vicepresident’ Oriol Junqueras y el ’president’ Carles Puigdemont, en el Palau de la Generalitat.

El ’vicepresident’ Oriol Junqueras y el ’president’ Carles Puigdemont, en el Palau de la Generalitat. / JOAN CORTADELLAS

El Departament d'Economia i Finances de la Generalitat que lidera ERC quiere bajar los impuestos a las rentas bajas por debajo de los 17.707 euros, donde hay más de 1,6 millones de contribuyentes, creando nuevos tramos en el IRPF de manera que el resultado final sea neutro para las arcas del Govern. Es decir, que la Generalitat ingrese exactamente lo mismo porque lo que se deje de recaudar por la parte baja se compense con un mayor esfuerzo en la parte alta de la escala. Pero para ello propone incrementar la presión fiscal a las rentas por encima de los 90.000 euros. El tipo marginal se incrementará en tres puntos en ese tramo que va hasta los 120.000 euros. Y subirá en otros dos puntos desde los 120.000 en adelante. Esas franjas del impuesto autonómico suponen un porcentaje relativamente pequeño de la población.

El informe elaborado por el departamento que dirige Oriol Junqueras, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, cuenta con 36 escenarios distintos de subidas y bajadas de tipos y modificaciones de tramos. De todos ellos, hay uno que ha suscitado mayor apoyo entre los expertos de Economia y dirigentes de ERC. La fórmula consistiría en crear un primer tramo en la escala del IRPF para las rentas hasta los 12.450 euros, que ahora no existe. A estos contribuyentes, se les aplicaría una rebaja del tramo autonómico del 0,34 puntos, es decir del actual 12% al 11,66%. 

A continuación vendría un segundo tramo, que abarcaría a los contribuyentes con ingresos de entre 12.450 euros al año y los que ingresan 17.707 euros, que ahora pagarían un tipo del 12%. Actualmente hay un solo tramo que abarca de los cero euros hasta los 17.707 euros y que tributa a un tipo autonómico del 12%. En el tramo hasta los 17.707 euros se sitúan el 48,90% de los contribuyentes catalanes (1.654.925). Hay que tener en cuenta que quienes tiene ingresos superiores también se benefician de la bajada del primer tramo ya que los primeros ingresos que tengan hasta los 12.450 euros tributarán menos y el resto según cada tramo.

Economia calcula que esta rebaja, más simbólica que efectiva, comportaría una reducción de los ingresos del Govern de 40 millones de euros, que se ahorrarían las rentas más bajas. Por este motivo, ERC ha introducido cambios en los tramos que afectan a los contribuyentes que tienen más ingresos. En este modelo, el tramo entre los 53.407 euros y los 90.000 euros, mantendrá el tipo marginal del 21,5%, igual que el impuesto anterior. Pero se crea un tramo nuevo entre 90.000 y 120.000 euros con un tipo del 24,50%, lo que supone un incremento de tres puntos porcentuales sobre el anterior.

40 MILLONES

A partir de los 120.000 euros, todos los contribuyentes pagarán un 25,50%, cuando ahora estaban pagando un 23,50%. Hasta ahora, este gravamen solo lo pagaban las rentas de más de 175.000 euros, de manera que el modelo que defiende ERC supone un incremento importante para las rentas de más de 90.000 euros. El Govern lograría a partir de esa franja ingresar 40 millones de euros, lo que compensaría la bajada de impuestos en la base.

Desde Economía defienden, en linea con las declaraciones de Oriol Junqueras el pasado jueves, que el objetivo político pasa por situar la fiscalidad de las rentas por debajo de los 17.707 euros en el 10%. Pero esta medida comportaría una merma de ingresos de 413 millones de euros que supondría un brutal hachazo a las rentas altas si se quisiera compensar, lo que podría dar lugar a una deslocalización de rentas a otras comunidades con una fiscalidad más baja. En el caso de que se realizara una rebaja al 9,5%, lo que también figura en uno de los casos del informe, la reducción de ingresos sería de 516 millones. La bajada que hay sobre la mesa se plantea como un primer paso dentro de una estrategia política de ir bajando el IRPF en los tramos inferiores de la escala en los próximos años.

El objetivo del Govern, de acuerdo con la versión de ERC, es llevar la propuesta favorita al trámite parlamentario de los presupuestos de la Generalitat, de manera que se pueda debatir y modificar de acuerdo con los diferentes grupos. Para ganar flexibilidad en la negociación, que es vital para la continuidad del Govern, se ha decidido no incorporar ninguna medida relativa al IRPF en el borrador de la ley de acompañamiento de medidas fiscales y financieras, aunque será "un tema esencial" de la negociación, señalan fuentes de los independentistas.