Ir a contenido

ACUERDO POLÉMICO

Francia se inclina por romper negociaciones del TTIP

El Gobierno galo asegura que "Europa propone mucho y recibe muy poco a cambio"

Ciudadanos consultan datos del TTIP, en una instalación de Greenpeace ante la puerta de Brandeburgo de Berlín, ayer.

Ciudadanos consultan datos del TTIP, en una instalación de Greenpeace ante la puerta de Brandeburgo de Berlín, ayer. / REUTERS / FABRIZIO BENSCH

La filtración por parte de Greenpeace Holanda de un documento de 248 páginas de las negociaciones entre Estados Unidos (EEUU) y la Unión Europea (UE) sobre un acuerdo de libre comercio e inversiones (conocido como TTIP por sus siglas en inglés) han colocado estas polémicas conversaciones al borde del precipicio. Así lo ha evidenciado el presidente francés, François Hollande, al afirmar este martes que "en este momento Francia dice no" al pacto. "No aceptaremos nunca que se cuestionen nuestros principios esenciales", ha asegurado el jefe de Estado galo.

Horas antes, su secretario de Estado de Comercio Exterior, Matthias Feklhabía afirmado que "la opción más probable" actualmente es el cese de las negociacionesEl representante del Ejecutivo galo ha responsabilizado de esa posibilidad a la actitud estadounidense y a su escasa reciprocidad. "Europa propone mucho y recibe muy poco a cambio, y eso no es aceptable", ha afirmado en una entrevista en la emisora Europe 1.

Fekl ha destacado que ese acuerdo, "tal y como está actualmente, es un mal acuerdo", y ha recalcado que Francia "no puede firmarlo" en esas condiciones. "Nosotros queremos defender nuestras pequeñas y medianas empresas, la agricultura, el medio ambiente. No tendría ningún sentido haber hecho la COP21 (cumbre del clima) en diciembre en París y unos meses después firmar un pacto que la deshace", ha añadido el político francés, que el pasado abril ya abogó por paralizar las conversaciones ante la falta de avances. 

PRESIÓN

El documento publicado por Greenpeace Holanda revela la presión de Estados Unidos para que la Unión Europea se adapte a sus demandas. Las conversaciones cubren asuntos como telecomunicaciones, cooperación reguladora, pesticidas, alimentos, agricultura y obstáculos al comercio. La filtración llevó este lunes a la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, a garantizar de nuevo que el acuerdo "no rebajará" la regulación europea sobre protección de consumidores o medioambiente. 

EEUU y la UE cerraron el pasado 29 de abril en Nueva York una nueva ronda de negociaciones y la próxima está previsto que se celebre en territorio europeo, probablemente en julio. Las partes intentan alcanzar un acuerdo antes de que el presidente Barack Obama abandone el cargo el próximo enero pues entienden que podría ser más fácil que con su sucesor, pero todavía quedan muchos escollos en puntos como las normativas de seguridad de los alimentos o el apoyo a las pequeñas empresas. La Unión Europea ha sido algo más transparente sobre su postura, pero la filtración ha puesto a las claras la posiciones estadounidenses por primera vez.

APOYO DE GREENPEACE

El director para Europa de Greenpeace, Jorgo Riss, ha apoyado el rechazo de Francia. "La preocupación del presidente Hollande no sorprende, dado que la Comisión Europea claramente no está siguiendo el mandato que le dieron los países de la UE para proteger el medioambiente y los estándares sanitarios europeos", ha indicado en un comunicado. El Gobierno francés, ha añadido, "tiene también razón en estar preocupado sobre los efectos del TTIP en los esfuerzos por hacer frente al cambio climático", ya que a su juicio no tendría en cuenta el acuerdo de París.

"Los comentarios de políticos en Alemania y otros lugares muestran que incluso aquellos que estaban ampliamente a favor del acuerdo se lo están pensando mejor ahora que las evidencias han sido reveladas", ha afirmado Riss respecto a los países más proclives al pacto. La oenegé pidió interrumpir las negociaciones ya que la postura de las dos partes pondría en peligro la seguridad alimentaria y daría demasiado poder a las grandes empresas frente a los consumidores y los Gobiernos nacionales.

El Gobierno niega que el TTIP amenaza la seguridad alimentaria

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, ha asegurado que el TTIP no cambiará el modelo de producción europeo. "Es un tratado de enorme importancia para el sector agroalimentario español, porque hay muchos sectores que esperan una mayor apertura en las relaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos. Además, la Comisión Europea es consciente de que tiene el mandato de los países de mantener el modelo de producción europeo", ha defendido.

También ha afirmado que "no hay ningún riesgo" de que la UE "vaya a sacrificar” sus estándares de calidad alimentaria, de "los más altos” del mundo. Europa, ha insistido, tiene normas en materia medioambiental, de sanidad, de trazabilidad y de bienestar animal de "muy alta” exigencia.

Temas: TTIP Francia

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.