Ir a contenido

Cómo solicitar y confirmar el borrador de la renta 2015

El 6 de abril se ponen a disposición de los contribuyentes los borradores y los datos fiscales, que se pueden ratificar por vía electrónica, sea por internet o por teléfono

Agustí Sala

El 6 de abril supone el inicio de la campaña de la renta, aunque solo sea por internet. Se ponen a disposición de los contribuyentes los borradores y los datos fiscales, que se pueden solicitar a través de la web de la Agencia Tributaria (con la nueva herramienta Renta Web) y confirmar por vía electrónica, sea por internet o por teléfono. A partir de ese día también se puede presentar la declaración hecha con el programa Padre a través de internet.

El 10 de mayo comienza la campaña presencial, durante la que se pueden llevar las declaraciones a oficinas del MInisterio de Hacienda, a las que comparten con las autonomías o a las de las entidades financieras colaboradoras. Desde el 4 de mayo hasta el 29 de junio se podrá pedir cita previa para que nos hagan la declaración.

El 30 de junio es el último día de la campaña, tanto para la que habrá empezado el 6 de abril como para la que comienza el 10 de mayo, así como para el impuesto del patrimonio.

¿QUIÉN SE PUEDE ACOGER AL BORRADOR?

Por primera vez podrán emplear este método de predeclaración que hay que confirmar todo tipo de rentas, con la excepción de las que proceden de actividades económicas. Así, se benefician de esta modalidad los salarios, los rendimientos del capital sujetos a retención o ingreso a cuenta, así como los derivados de letras del Tesoro o participaciones en fondos de inversión, imputaciones de renta inmobiliarias (con un máximo de ocho inmuebles), entre otros. Se puede acceder a esos datos a través de la sede electrónica de la Agencia Tributaria. 

¿QUIÉNES RECIBEN SOLO LOS DATOS FISCALES?

La Agencia Tributaria remitirá los datos fiscales, no el borrador, a quienes hayan obtenido rentas distintas a las que permiten acogerse a la modalidad de predeclaración. En general se trata de quienes tienen ingresos procedentes de actividades económicas. También sucede cuando la Agencia Tributaria carece de la información necesaria para elaborar el borrador.   

¿QUÉ ES LA RENTA WEB?

La Agencia Tributaria ha lanzado este año Renta Web. Se trata de una herramienta para realizar la declaración de la renta en móviles y tabletas. El nuevo servicio fusiona el borrador y el programa Padre y estará disponible a partir del 6 de abril. Una de las ventajas de Renta Web es que no requiere la instalación del Programa Padre y se adapta a distintos navegadores. Tampoco es necesaria la instalación de Java.

Con el nuevo sistema, todos los contribuyentes accederán a su propuesta de declaración directamente en la sede electrónica de la Agencia Tributaria a la que se llega a través de su web. Se puede realizar la declaración en tabletas y en móviles. La Agencia Tributaria ha detectado que el 20% de la navegación en su web se realiza a través de esos dispositivos.

Novedades este año

La novedad más visible es la tarifa, en la que se reducen tanto el número de tramos, de siete a cinco, como los tipos marginales aplicables en los mismos, del 20% al 47%, aunque en comunidades como Catalunya son más elevados y con más tramos en la parte autonómica. Y lo mismo sucede con los gravámenes al ahorro. En las autonomías que siguieron los pasos de la Administración central, la rebaja puede ser de hasta cinco puntos. Una de las novedades es que todas las ganancias y pérdidas patrimoniales pasan a estar sujetas a los gravámenes sobre el ahorro, sin tener en cuenta el periodo temporal de generación. Hasta el 31 de diciembre del 2014, las plusvalías obtenidas en menos de un año tributaron a la tarifa general. A su vez surge la posibilidad de compensar los rendimientos del capital mobiliarios (intereses,dividendos, etc.) integrantes de la base del ahorro con las ganancias y pérdidas patrimoniales por compraventas. Desaparece la deducción estatal por el alquiler de vivienda habitual para los inquilinos que firmaron el contrato a partir del año pasado. En los planes de pensiones, la cantidad límite deducible baja de 10.000 a 8.000 euros.