Ir a contenido

Economía colaborativa: ejemplos de servicios de éxito

El fenómeno de la economía colaborativa abarca desde el sector turístico al transporte o los pequeños trabajos

Compartir viajes, clases particulares o paseo de perros, algunos ejemplos

Josep M. Berengueras

Un coche particular trabaja como taxi en Barcelona a través de la aplicación Uber, en junio del 2014 antes de que Uber suspendiese el servicio.

Un coche particular trabaja como taxi en Barcelona a través de la aplicación Uber, en junio del 2014 antes de que Uber suspendiese el servicio. / JULIO CARBÓ

El fenómeno de la economía colaborativa abarca todos los sectores. Uber -suspendido en España- y Airbnb -pendiente de la ley- son los ejemplos de más éxito a nivel mundial, pero bajo este paraguas han nacido en todo el mundo iniciativas de lo más variadas, desde servicios turísticos a cuidado de mascotas.

TURISMO

Desde dormir a compartir mesa

Airbnb, plataforma de alquiler entre particulares de habitaciones o apartamentos enteros, es el paradigma del turismo colaborativo (la compañía asegura que no solo es alojamiento, sino la “experiencia” de vivir con un local). Pero no es el único servicio de este tipo: plataformas como HomeawayNiumba Bemate ofrecen servicios similares. Otro tipo de propuestas son, por ejemplo, Trip4Real: una comunidad on line que permite a los viajeros disfrutar de sus vacaciones acompañados de guías locales que mejoran la experiencia del viaje. Otro de los servicios que se puede encontrar online gracias a las plataformas de economía colaborativa es la de disfrutar de comidas locales preparadas por anfitriones (EatwithCheflySocialEaters).

TRANSPORTE

Viajes en coche o tren más baratos

Desplazarse dentro de las ciudades o entre localidades es posible con la economía colaborativa. En este campo, Uber es el ejemplo que más ruido ha hecho: la plataforma permite (en otros países) que conductores particulares funcionen como taxis (los clientes reclaman sus servicios desde la app). También en este ámbito está Comparte Tren, una plataforma que pone en contacto usuarios de AVE para crear grupos de tres o cuatro personas que tienen que coger el mismo tren y, así, poder optar a mejores tarifas. Otro de los proyectos de éxito en España es Blablacar: gracias a esta plataforma, los usuarios pueden compartir los gastos de viajes en coche entre ciudades. También hay soluciones para compartir y encontrar párking como Parkfy.

REUTILIZACIÓN

Pintar el piso o vender lo que sobra

Las plataformas de economía colaborativa también permiten compartir tiempo reutilizar productosWallapop, la app para vender artículos de segunda mano, sería un buen ejemplo. También hay webs que permiten a los profesionales ofrecer su tiempo y servicio a particulares, como las generalistas GuudjobCronoshare (limpieza, reparaciones, clases particulares, idiomas, mudanzas...) o Nubelo (pequeños trabajos on line). Los bancos de tiempo también tienen éxito en plataformas como Cronnection (intercambio de tareas por puntos para disfrutar de otros servicios), así como las webs de intercambio de ropa, en especial la de niños (Grownies).

OTROS SERVICIOS

Préstamos, wifi y clases particulares

Prácticamente cualquier servicio está encontrando webs de intercambio que se basan en la economía colaborativa. Ya hay servicios de préstamos (de dinero) online entre particulares o pymes (Comunitae, Arboribus), de venta de productos artesanales (Etsy), de intercambio de libros usados (Bookmooch), de tiempo para pasear a las mascotas o cuidarlas durante periodos cortos (Gudog), de financiación de proyectos variados (KickstarterVerkami), de alquiler de espacios durante un tiempo para organización de eventos (Popplaces), de expertos profesionales dispuestos a dar clases a los estudiantes en temas concretos (Sharing Academy), de compartir la red wifi de casa para poder disfrutar de otras redes cuando se está fuera (Guifi.net) o de envío entrega de paquetes (PackagepeerPiggybee).