Ir a contenido

INDEMNIZACIONES MILLONARIAS

La Fiscalía pide retirar el pasaporte al expresidente de Abengoa

Felipe Benjumea y el exconsejero delegado Manuel Sánchez Ortega declaran en la Audiencia Nacional en calidad de investigados

El fiscal Jose Perals ha solicitado ese martes a la jueza Carmen Lamela que retire el pasaporte al expresidente de Abengoa Felipe Benjumea tras prestar declaración, a pesar de que este y el exconsejero delegado Manuel Sánchez Ortega defendieron la legalidad de las indemnizaciones que percibieron al abandonar la compañia. La magistrada comunicará este miércoles su decisión.

Ambos exdirectivos comparecieron imputados por un delito de administración desleal y Sánchez además por otro de uso de información privilegiada por haberse ido a trabajar al fondo de inversión BlackRock después de que este fondo adquiriese antes de los problemas de insolvencia de Abengoa posiciones a corto plazo apostando por la caída del valor de la compañía.

Las claves de la noticia

  • Preconcurso de acreedores  Abengoa, una empresa con más de 700 subsidiarias en todo el mundo, acudió al preconcurso de acreedores con unas deudas que se acercan a los 9.000 millones de euros principalmente con entidades financieras entre las que figuran el Banco Santander, Bankia, Popular, CaixaBank y Sabadell.
  • Plan financiero  La empresa presentó recientemente un plan industrial para garantizar su continuidad y negocia con KPMG –representante de los bancos- un plan de viabilidad financiera  que debe presentar la próxima semana. El plan implicará, previsiblemente, la capitalización de una parte de la deuda, que puede llegar a alcanzar el 70%. 
  • Venta de activos El plan de viabilidad de la compañía implica la venta de activos. No se conocen los detalles, pero se ha dado a conocer que incluirá la venta de plantas solares, desalinizadoras y líneas de transmisión en Abu Dhabi, Argelia, Perú, México y España. Se propone mantener su filial estadounidense Atlantica Yield, en la que algunos accionistas minoritario han reforzado su posición.
     

El exconsejero delegado fue el primero en declarar y explicó, con documentos que acreditaban su versión, que tenía un contrato laboral con Abengoa desde los años 80 del siglo pasado. Y que en el 2011, (después de que a finales del 2010 se le nombrara para este cargo), la comisión de retribuciones decidió ofrecerle una bonificación de permanencia de tres millones de euros a cobrar cuando cumpliera los 65 años o antes si fuera cesado. La misma oferta se realizó a Benjumea por un importe de siete millones de euros.

También recordó que a finales del 2014 la ley obligó a ambos exdirectivos a cambiar sus contratos laborales por mercantiles y se les incluyó una cláusula que les obligaba a esperar dos años para trabajar en la competencia. Sánchez también ha explicado que en el 2012 padeció un grave problema de salud y que su familia le pidió que cambiara de trabajo. Una decisión que tomó en el 2015 cuando percibió 4,48 millones de euros de indemnización.

En un principio se quedó en el consejo asesor de Abengoa hasta que fichó por BlackRock donde se ocupa de asesorar sobre infraestructuras en Latinoamérica, explicó. También aseguró que no había tenido ninguna relación con la compra de acciones de BlackRock. "No hablé con nadie", apostilló, según fuentes presentes en la declaración.

Por su parte, Benjumea reconoció que abandonó esta compañía por exigencias del Banco Santander que puso esta condición para refinanciar la deuda del grupo que presentaba un problema de liquidez tras varias inversiones llevadas a cabo en países como China y Chile. También confirmó que el HSBC en un principio no le vetó, pero luego se sumó a la petición del Banco Santander.

Asimismo, explicó que permaneció en la empresa como asesor "para hacer el relevo". Además, confirmó que cobró 11,4 millones de euros cuando se marchó. Y recordó que es uno de los mayores accionistas de Abengoa. "Todo mi patrimonio está aquí", aseguró y señaló que el Banco Santander ha perdido un 40% de su valor en el último trimestre del 2015.

La juez ya ha embargado los bienes de estos ejecutivos tras admitir a trámite la querella presentada contra ambos con el fin de que devolvieran las indemnizaciones que habían cobrado. A Benjumea le le han incautado cinco turismos de marca Chrysler, Mercedes o BMW y diez fincas y  a Sánchez Ortega se le prohibió disponer de un vehículo Jaguar, aunque a este último se le levantó el embargo días después de que presentara un aval bancario para cubrir su fianza.

La magistrada acordó los embargos tras haber rechazado admitir las pólizas de AIG Europe Limited y XL Insurance aportadas por Benjumea y Sánchez Ortega para hacer frente a sus fianzas. Además, ordenó también el bloqueo de los saldos que constan en doce cuentas bancarias, incluyendo todos los productos bancarios, tales como fondos de inversión, planes de pensiones o imposiciones a plazo fijo, que pudiera tener contratados.

0 Comentarios
cargando