Ir a contenido

ENERGÍA

Gas Natural ve difícil que haya grandes inversiones energéticas en España

El consejero delegado de Gas Natural admite un retraso en el nuevo plan estratégico a la espera de la evolución del petróleo

Agustí Sala

Gas Natural ve difícil que crezcan las inversiones en generación de energía en España, dada la sobrecapacidad de potencia instalada existente. El consejero delegado de la compañía, Rafael Villaseca, afirma que los mercados tradicionales de la empresas, como España, "están en una cierta atonía" porque "sobra capacidad".

Durante la presentación de los resultados del 2015, Villaseca ha asegurado que una gran apuesta por las energías renovables "seguirá requiriendo ayudas". A pesar de que hay zonas en España con una muy alta eolicidad que justifican proyectos sujetos al coste de mercado, no son posibles en la mayoría de los casos "sin subvenciones", ha añadido. Ha recordado, en todo caso, que la propia Gas Natural tiene un proyecto sin ayudas en Galicia.

NUEVO PLAN ESTRATÉGICO

Villaseca ha reconocido que han retrasado la presentación del nuevo plan estratégico, que estaba prevista para el primer trimestre de este año, para tener una mayor claridad sobre la evolución de las materias primas y el petróleo. En todo caso ha recordado que el crudo afecta de forma directa a apenas el 15% de su resultado de explotación.

Aunque no ha avanzado las líneas generales del plan estratégico, el consejero delegado ha admitido que el nivel de inversiones se moverá en torno a los 2.000 millones y que en España se centrará esencialmente en redes de gas.

También ha destacado que con los resultados del año pasado, con un beneficio de 1.502 millones de euros y un alza del 2,7%, hizo que se cumplieran las previsiones del plan estratégico 2013-2015.

CAMBIOS EN CHILE 

Villaseca ha subrayado que la chilena CGE, adquirida en el 2014, es la que "más contribuye" al crecimiento del resultado de exlotación. La compañía elevó a 5.376 millones el resultado de explotación, por encima de los 5.000 millones establecidos en el plan estratégico. Aunque el aumento es del 10,8%, al final queda fijado en el 8,6% tras la reformulación de los estados financieros por el acuerdo alcanzado con la chilena Gasco, que controla CGE. Según este pacto, la firma española se queda con el control de la actividad de gas natural y no con la de gas licuado (GLP), que pasa a manos de la familia Péresz Cruz. 

La compañía destaca los resultados obtenidos en un entorno de caídas del petróleo y la devaluación de divisas. El grupo presidido por Salvador Gabarró asegura que el saldo positivo del ejercicio se debió "a la solidez de los negocios regulados y la expansión de las operaciones en Latinoamérica, apoyadas por un entorno de estabilidad regulatoria". El resultado de explotación procedente del exterior supuso el año pasado el 48% del total frente al 44,7% del 2014. 

La empresa afirma que la incorporación de la chilena CGE, que agregó 499 millones al resultado de explotación del grupo en el 2015 permitió compensar el impacto de la reforma energética llevada a cabo por el Gobierno en España. Esta aportación permitió compensar el impacto de 59 millones en el negocio regulado de gas  y la venta de la actividad de telecomunicaciones, que en el 2014 aportó al resultado de explotación 32 millones.

Dividendo

El consejo de administración de la empresa propondrá a la junta de accionistas un aumento del 2,7% en el dividendo, acorde con el alza del beneficio neto. Eso supone 0,9328 euros por acción. El pago del dividendo complementario, de 0,525 euros por título, se realizará en efectivo el 1 de julio de 2016.