Ir a contenido

LARGO PLAZO

El regalo navideño de Montoro

Olga Grau

Los españoles han podido disfrutar estas navidades de la lectura en profundidad de la lista de morosos de Cristóbal Montoro. Hace meses que estaban disponibles los nombres, pero casualmente el Gobierno la ha hecho pública justo dos días después de las elecciones generales, no fuera caso que los españoles, antes de votar el 20-D, se indignaran todavía más al descubrir en ella a deportistas, empresarios y empresas afines al Gobierno. Que además se publique la misma semana navideña permite que quede disimulada, o como mínimo que se intente, entre el trasiego de las compras, la euforia de la lotería nacional y los turrones. 

 

Los deudores morosos a Hacienda de la lista suman más de 15.000 millones, equivalente a 1,5 puntos de déficit que es más de lo que España habrá que recortar en el 2016, según Bruselas, para cuadrar las cuentas. En ella se cuentan empresas y personas físicas que ahogadas por las deudas o por los excesos de los años de euforia son absolutamente insolventes y nunca podrán devolver lo que deben. Pero al margen de las inmobiliarias y las grandes constructoras, cuyas burbujas se generaron al calor de los Gobiernos del PP y PSOE, hay otros nombres, como el de Mario CondeArturo FernándezDani Pedrosa o Gerardo Díaz Ferrán, deportistas, empresarios y personajes de la prensa del corazón, que no deberían figurar en el listado de la vergüenza, simplemente deberían haber pagado lo que deben. Cristóbal Montoro ha vuelto a confundir conceptos. Dar transparencia a un listado de morosos no es lo mismo que ser amable con la lucha contra el fraude, especialmente cuando atañe a los amigos y a los poderosos. Y más todavía cuando son los mismos morosos de la lista los que también pagaban con tarjetas 'black' y se sentaban en los consejos de las cajas de ahorros quebradas.

 

La publicación de la famosa lista ha coincidido precisamente el mismo día en el que la Audiencia Nacional, una vez finalizada la investigación, ha hecho pública su decisión de enviar al banquillo a Rodrigo RatoMiguel Blesa y otros 64 consejeros de Caja Madrid por el uso de las tarjetas 'black'. Más munición para la sobremesa navideña.

 

Y es que la lista de Montoro y el sumario de las tarjetas black  recuerdan a los ciudadanos que ellos pagan impuestos mientras que otros no y, además, con total impunidad. Que ellos pasan apuros para llegar a final de mes mientras los consejeros de una caja que fue rescatada con un manguerazo de dinero público han gastado a manos llenas en todo tipo de caprichos y lujos con un sistema de tarjetas de crédito opacas consentido por las estructuras del poder. Ambos casos representan los excesos de un sistema perverso de corrupción, elusión y falta de ética que ha funcionado durante años.

0 Comentarios
cargando