Ir a contenido

La plantilla de Valeo vuelve al trabajo con algunas tensiones

La fábrica solo puede rendir al 10% por el deterioro de tres meses en desuso y se ajutará en una semana

ALBERT SEGURA / MARTORELLES

Trabajadores de Valeo entran a trabajar este lunes a la planta de Martorelles.

Trabajadores de Valeo entran a trabajar este lunes a la planta de Martorelles. / ACN / LLUÍS VILARÓ

Los trabajadores de la planta de Valeo en Martorelles han  regresado hoy a sus rutinas productivas, después de haber desconvocado la huelga que duró 101 días. El acuerdo al que se llegó el pasado jueves entre empresa sindicatos permite garantizar el futuro de la planta hasta junio de 2017, además de incorporar compensaciones y trabajar por la viabilidad del centro una vez Valeo deje las instalaciones.

Este fin de semana los empleados han desmontado el campamento que habían levantado en las inmediaciones de la fábrica, con el objetivo de que hoy se recuperara la normalidad con la mayor rapidez posible. Mientras esto pasaba fuera de la planta, en su interior la empresa ponía a punto la maquinaria para que la actividad no se viese afectada por el parón de más de tres meses.

Aun así, el restablecimiento de la actividad ha puesto cara a cara a los trabajadores que secundaron la huelga y a los que no, generando unas tensiones internas que serán difíciles de superar. A la vez, la fábrica ha arrancado este lunes a medio gas, debido al estado de las instalaciones, afectadas por más de tres meses en desuso.

Ciento-un días han pasado desde que la plantilla se plantó ante la dirección por sus planes de deslocalizar la producción a la fábrica de Zaragoza, decisión que conllevaba el traslado de la plantilla de Martorelles a Aragón. Parte de los trabajadores, la mayoría, se opuso, sobretodo después de que la dirección les hubiera garantizado semanas antes la viabilidad de la factoría vallesana.

No todo el mundo secundó el parón del centro. “Hubo unas 30 personas que recibieron una carta con unas promesas, y que aceptaron a cambio de mantener la actividad que llevaban a cabo des de Martorelles”, explica David España, trabajador de la fábrica en la misma puerta de la factoría. Se trata de personal vinculado a la estructura de la empresa, de departamentos como administración o laboratorio, que se acogieron a una propuesta para seguir desarrollando sus tareas desde otro emplazamiento. Con ello se garantizaba la distribución del producto, esta vez no desde Martorelles, de donde no ha salido ni una pieza desde el inicio de la huelga, sino de otros centros que Valeo tiene en todo el mundo. Ahora, con el fin de la huelga, la dirección ha vuelto a poner entre las mismas paredes ambos bandos, lo que ha generado muchas tensiones en el primer día de actividad.

Si los empleados de producción han accedido este lunes a las 6.00 horas, el resto lo ha hecho a las 8.00 horas. Ha sido en ese momento donde se ha hecho un pasillo para recibir a los opositores a la huelga. “Se han portado muy mal, si nos hubiesen apoyado la huelga no hubiese durado más de un mes en lugar de 101 días, les prometieron trabajo en Zaragoza u otro tipo de condición, pero al final no les ha salido bien”, explica España.

    

0 Comentarios
cargando