02 abr 2020

Ir a contenido

ACCIÓN CIUDADANA CONTRA EL ACUERDO ENTRE LA UE Y EEUU

Más de 150.000 manifestantes claman en Berlín contra el TTIP

La marcha abre una semana de actos en Europa en contra del tratado comercial

CARLES PLANAS BOU / BERLÍN

Manifestantes contra el TTIP protestan junto a la Puerta de Brandeburgo, ayer, en Berlín.

Manifestantes contra el TTIP protestan junto a la Puerta de Brandeburgo, ayer, en Berlín. / AFP / DPA / KAY NIETFELD

Alemania no es tan solo la de la austeridad y grandes corporaciones. Ayer unas 150.000 personas, según la policía, y hasta 250.000 según los organizadores, ocuparon las calles del centro de Berlín para protestar contra la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés), que negocian Estados Unidos y la Unión Europea. La manifestación da inicio a una semana de protestas en Europa para mandar una señal ciudadana contra los acuerdos de libre comercio, que «amenazan los derechos democráticos y el medioambiente», según sus detractores. Del 15 al 17 de octubre, habrá movilizaciones en Bruselas, coincidiendo con la cumbre de la UE.

Una de las principales reclamaciones que se escucharon ayer fue la transparencia. Se conocen muy pocos detalles del TTIP y los más críticos aseguran que servirá para hacer el juego a las grandes empresas que controlan el mercado, hundiendo a las clases medias. «Si no quieren que sepamos lo que tienen entre manos es que entonces no debe ser tan bueno», cuenta Caroline, de 20 años, mientras reparte chapas.

La masiva marcha supuso un golpe para la cancillera alemana, Angela Merkel, a quien se criticó por vender el acuerdo como una oportunidad única para impulsar la economía mundial. Además de movimientos sociales, participaron miembros del partido verde, la cuarta fuerza del Bundestag, y simpatizantes de los socialdemócratas, que gobiernan en coalición con Merkel. «Este acuerdo restringirá nuestros derechos, nuestros líderes deben ser justos», lamenta Simon, voluntario de Greenpeace de 18 años.

CONTROVERSIA

Las negociaciones sobre el acuerdo han estado constantemente rodeadas por la polémica. El TTIP supondría el mayor acuerdo de libre comercio bilateral de la historia al homogeneizar las reglas de los Estados Unidos y la Unión Europea, que suponen el 60% de la riqueza mundial. Los sectores favorables al pacto han argumentado que significaría un aumento de la renta per capita, la creación de hasta dos millones de empleos y que dará más oportunidades para las pimes.

Al otro lado, los opositores aseguran que la eliminación de barreras tan solo enriquecerá a los más ricos mientras se que ampliará la brecha de la desigualdad. Para muchos el TTIP es otra concesión para que las grandes multinacionales de sectores como el agroalimentario o el energético no tengan que lidiar con trabas a sus negocios como las normas laborales o medioambientales. El acuerdo deja la puerta abierta a más privatizaciones de los servicios públicos, que podrían acabar en manos extranjeras.

Temas TTIP