La Comisión Europea reitera que el 27-S es un "asunto doméstico"

"No comentamos las elecciones regionales", afirma un portavoz

Juncker, informado de los resultados, no tuvo contacto ni con el gobierno en Madrid ni con el de Catalunya, según afirmó Margaritis Schinas.

Se lee en minutos

SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS

La Comisión Europea no quiere volver a cometer ningún error y mide sus palabras sobre Catalunya al milímetro. Este lunes, un día después del 27-S y de la victoria de Junts pel Sí, eludió valorar los resultados argumentando que se trata de un asunto interno español. "La Comisión Europea, como cuestión de principio, no comenta las elecciones regionalesEs un asunto doméstico", zanjó Margaritis Schinas, portavoz del presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker.

El democristiano luxemburgués fue informado sobre el resultado de los comicios aunque no mantuvo ningún contacto político "inmediato" ni con representantes del Gobierno de Mariano Rajoy ni del Ejecutivo catalán. "No le corresponde a la Comisión expresar una posición sobre cuestiones de organización interna, relacionadas con disposiciones constitucionales de un Estado miembro en particular", sostienen.

La cuestión, en todo caso, hace tiempo que preocupa más allá de las fronteras del Estado español y prueba de ello es que al Ejecutivo comunitario no solo le interroga únicamente la prensa española. este lunes un periodista suizo llegó a preguntar si no sería bueno que la UE incitara al diálogo entre Madrid y Barcelona. "No he entendido la cuestión. ¿Un diálogo entre quién?", respondió Schinas. "No tengo nada que añadir", añadió.

Tampoco aclaró por qué la Comisión remitió la semana pasada al Parlamento Europeo dos versiones distintas de una respuesta parlamentaria de Juncker al eurodiputado popular Santiago Fisas sobre las consecuencias de una eventual declaración unilateral de independencia por parte del Parlamento catalán. En la versión en castellano, el presidente de la Comisión recordaba que el Parlament no podía declarar la independencia mientras que en la versión en inglés -la que fue validada por Juncker- se señalaba únicamente que Bruselas no opina sobre cuestiones internas.

Noticias relacionadas

INVESTIGACIÓN

"En instituciones como esta con 35.000 funcionarios en ocasiones ocurren errores", se justificó este lunes de nuevo Schinas, apuntando a "un error administrativo" cometido "en la secretaría general" de la ComisIón. De momento, sigue sin estar claro si Bruselas ha puesto en marcha una investigación oficial, tal y como le han pedido diversos eurodiputados. Lo único que admite el servicio de portavoces es que siguen examinando el sistema y el procedimiento de validación de las respuestas parlamentarias para evitar que vuelvan a producirse errores así. "No se ha identificado a la persona que cometió el error", explican. "Nadie puede manipular a la Comisión Europea", insisten.