EL ESTADO DEL BIENESTAR

El empleo precario frena la mejora de las cuentas de la Seguridad Social

La cotización media por ocupado baja un ritmo del 0,7% a pesar del aumento de los afiliados

Los expertos avisan de la necesidad de tomar medidas antes de que se agote el fondo de reserva

3
Se lee en minutos
ANTONI FUENTES
BARCELONA

El Gobierno suele destacar, en los datos estadísticos que ofrece cada mes, el incremento de los afiliados a la Seguridad Social. Los datos muestran un aumento del 3,32% hasta julio pasado al haber sumado 568.085 empleados en 12 meses. Sin embargo, la cifra positiva tiene una cara preocupante: la devaluación interna que el Ejecutivo defiende como beneficiosa para crear empleo y salir de la crisis está teniendo efectos colaterales como el deterioro de las cuentas de la Seguridad Social y, si no se pone remedio, de las pensiones de los futuros jubilados.

En su balance del curso político en vísperas de la convocatoria de las elecciones generales, Mariano Rajoy mostró su preocupación por las pensiones, que calificó como "el gran reto de futuro" de España. Los últimos informes han encendido algunas luces de alarma al mostrar que el ritmo de aumento de los afiliados a la Seguridad Social no guarda relación con la mejora de los ingresos, que suben de forma más moderada, ni con la evolución de la cotización media por ocupado, que está cayendo.

En el 2014, el ingreso medio que hicieron los trabajadores en activo descendió el 0,6%, frente a un aumento de los afiliados del 1,6% y del volumen total de cotizaciones del 1%. En el segundo trimestre, la cotización media profundizó su caída hasta el 0,7%.

EMPLEOS PRECARIOS Y TEMPORALES

Esta evolución negativa se debe a varios factores entre los que destaca la "disminución de las bases medias debido al estancamiento salarial y a la mayor afiliación temporal que indefinida", según destaca un estudio del Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social de la Universidad de Valencia.

El grupo de expertos, del que forma parte Enrique Devesa -uno de los asesores del Ministerio de Empleo en la última reforma de las pensiones-, cita también como factores del retroceso de la cotización media el impacto que han tenido la tarifa plana y el mínimo exento que se pusieron en marcha para incentivar los contratos, así como la disminución de las aportaciones a la Seguridad Social de los desempleados por la reducción del paro.

DESEQUILIBRIO

El resultado de la combinación de todos esos elementos es que el déficit de la Seguridad Social por operaciones no financieras se incrementó en el segundo trimestre hasta el 1,48% del PIB, equivalente a 15.950 millones. Ese déficit, que no tiene en cuenta las transferencias del Estado, es fruto de un aumento de los ingresos de 2.445 millones frente a 4.097 millones más de gasto del sistema.

"Ello es especialmente preocupante al tratarse de un trimestre de crecimiento económico relevante", advierten Devesa y el resto de expertos, que añaden que la principal causa es que la mejora del PIB "no se ha traducido en igual crecimiento del volumen de cotizaciones", que crecen el 0,2%, y "mereciendo una reflexión la disminución que está experimentando la cotización media por afiliado".

RECORTE DEL FONDO DE RESERVA

Noticias relacionadas

En cambio, el Ministerio de Empleo destacó el "saldo positivo" de 2.738 millones de la Seguridad Social hasta junio de este año, un 0,25% del PIB. Estas cuentas de ejecución presupuestaria incluyen 9.649 millones en transferencias del Estado.

Los expertos de la Universidad de Valencia comparten la recomendación de la Autoridad Fiscal (Airef) de anticiparse al próximo agotamiento del Fondo de Reserva, del que se han gastado 39.301 millones desde el 2012 (incluyendo también el fondo de prevención de las mutuas), a los que se han sumado 3.750 millones para pagar la extra de julio pasado. En diciembre, el Gobierno tendrá que echar mano de nuevo de la hucha para pagar la extra, según los cálculos del estudio.