TENDENCIAS TURÍSTICAS

La caída de salarios en España impulsa las fórmulas hoteleras todo incluido

Algunos hoteles de la costa catalana, Canarias, la Costa del Sol o Baleares ofertan paquetes completos a 20 euros por persona y día

Los establecimientos 'hard discount' asumen elevados riesgos de gestión pero dinamizan determinadas zonas de turismo de masas

El hotel abandonado en el Yucatán mexicano.

5
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

Hoteles todo incluido a 20 euros al día por persona. No es en lugares lejanos. En la costa catalana, Canarias, la Costa del Sol o Baleares existe esa posibilidad. El todo incluido se está haciendo un hueco relevante en la oferta hotelera española

Existió un hotel en el Caribe mexicano que es una muestra de los riesgos que implica la fórmula todo incluido, de éxito de los últimos años. El hotel Club Maeva de Xpu-Ha, en el Yucatán, era un establecimiento idílico, de precios competitivos, buen servicio y enclave privilegiado. Dos huracanes barrieron el entorno a mediados de la década pasada y los propietarios fueron incapaces de devolver al hotel el aspecto perdido (vídeo antes de los huracanes). Se convirtió en un hotel en ruinas en plena playa del Yucatán (ver el vídeo, arriba).

OFERTA TODO INCLUIDO EN ESPAÑA

Es un ejemplo de sueño empresarial truncado tras apostar por una fórmula hotelera compleja, el 'hard discount' hotelero, que también se ha instalado en buena parte de las costas españolas. Y es que el todo incluido es un argumento de compra interesante para los clientes, al limitar el gasto de las vacaciones. La caída salarial en España ha incrementado el peso de la fórmula todo incluido en España. Un vistazo a través de internet permite comprobar que existen ofertas para esta Navidad en España. En Canarias, Fuerteventura, Mallorca o Costa Blanca es posible contratar estancias por menos de 20 euros por persona al día en régimen de todo incluido. En Calella de la costa, en el Maresme, y en Salou, los precios oscilan mucho, pero algunor turoperadores llegan a ofrecer precios del orden de 15 euros por noche y día. Las ofertas son accesibles a cualquier cliente a través de internet, aunque generalmente se dirigen a ciudadanos extranjeros.

EL 30% DEL TOTAL

El éxito de la fórmula se ha afianzado en zonas hoteleras españolas, más en Canarias que en Baleares o la costa mediterránea. Los hoteles canarios reciben ya una avalancha de turistas atraídos por el cada vez más extendido reclamo del todo incluido. En torno al 30% de los turistas que se desplazan a Canarias eligen un hotel todo incluido. La razón del auge del todo incluido en España es básicamente la caída de los salarios, uno de los elementos básicos para poder ofrecer esa posibilidad a los clientes.

POR EL TURISMO DE MASAS

El todo incluido nació como una forma de dinamizar la llegada de extranjeros a zonas con escasas infraestructuras turísticas. Una de las primeras zonas en sumarse al sistema fue la costa mexicana de Yucatán. También consiguió un hueco en pequeñas islas caribeñas y fundamentalmente en República Dominicana. También en algunas zonas costeras de África y en paraísos alejados de todas partes del Pacífico sur. Pensado como una forma de asegurar los servicios básicos en zonas en los que hasta encontrar un restaurante era complicado, al final se convirtió en argumento de venta para el turismo de masas, deseoso de encontrar el paraíso a precio de derribo, como analiza un estudio de la Universitat de Balears.

SALARIOS Y OCUPACIÓN

Si por 700 euros es posible viajar al Caribe en avión y asegurar cualquier gasto durante una semana en un hotel es por una razon que se da en pocas partes del mundo. La caída de salarios en España facilita la implantación de la fórmula pero con servicios menores que los caribeños. El secreto del todo incluido no está en la frescura de langosta o las gambas. O si las naranjas del desayuno son de la china o de tetrabrik. La fórmula todo incluido hotelera es parecida a la empleada en los megacruceros, costes salariales bajos y una elevada ocupación media. El resultado es que al menos el 5% de los clientes repiten tras la experiencia en un hotel todo pagado.

CLAVES DEL NEGOCIO

Las claves del negocio son esencialmente dos; una financiera y otra símplemente de costes. La primera es la venta de paquetes con antelación, que asegura un nivel de ingresos mínimos. Son los turoperadores los que asumen el riesgo de vender los paquetes turísticos al precio que puedan. La otra pata del negocio son costes laborales draconianos, de esos que pueden conseguirse en pocos lugares del mundo. En España esos costes ultrabajos no se alcanzan pero casi se cumplen las exigencias de éxito para el todo incluido.

SALARIOS BAJOS

El salario medio en República Dominicana, el lugar del mundo en el que la fórmula todo incluido ha conseguido un mayor éxito, es de poco más de 100 euros al mes. La protección social de los trabajadores en La Romana o Punta Cana son escasos, pero esas condiciones son superiores a las que soportan en el país trabajadores equivalentes en formación en ámbitos alejados del turístico. El precio de los terrenos que ocupan las zonas hoteleras ya no forma parte importante del balance. Los gastos están controlados.

La exportación del modelo de negocio a otras partes del mundo choca con los problemas emanados precisamente del irrepetible (y poco envidiable) entorno necesario para que sea un éxito. La rentabilidad del todo incluido se alcanza con ocupaciones medias superiores al 60% y establecimientos con un mínimo de 150 habitaciones, según fuentes del sector. Por debajo de eso la rentabilidad del propietario del hotel es impensable. La liquidación de la factura por anticipado por parte de los turoperadores asegura las cuentas mínimas y la viabilidad del establecimiento.

OFERTAS DE ÚLTIMA HORA

Si grandes operadores ofrecen descuentos de última hora es porque no han conseguido llegar a las previsiones de venta y cualquier ingreso por una habitación que dificilmente se ocupará es válido, incluso aunque no cubra los costes teóricos. En ese momento llega el dos por uno, y la ratio teórica mínima de 75 euros por persona para un destino caribeño al día ya no se cumplirá. De la habilidad del hotel para ofrecer servicios de pago añadidos al todo incluido básico dependerá también la cuenta de resultados final. En este capítulo se encuentran las excursiones, las bebidas de marca y cualquier actividad que permita alejar del hotel al turista.

Noticias relacionadas

SERVICIOS COMPLEMENTARIOS

En el caso de algunos hoteles costeros catalanes la fórmula todo incluido se ha hecho un hueco. Es precisamente la lista de servicios organizados asociados la que puede facilitar la rentabilidad. Las visitas a Barcelona desde el Maresme forman parte de esa vía para incrementar los ingresos. Los expertos constatan que a partir del tercer día, el cliente ya deja de estar obsesionado por consumir glotonamente, de jugar a desbancar las cuentas del hotel y a amortizar el todo incluido. Entonces se relaja y vuelve a ser un turista normal y se ajustan los usos al gasto. Siempre que no aparezca un tifón o cualquier imprevisto y destroce los anteriores cálculos milimetrados. En ese caso, como el Hotel Club Maeva del Yucatán, la naturaleza destrozará el edén y todo quedará en ruinas.