Evolución de una infraestructura clave

Barcelona se convierte en la puerta de entrada de Asia en España

El aeropuerto de El Prat supera al de Madrid en usuarios con destino u origen al lejano Oriente

El tráfico de pasajeros hacia la zona aumentó el 15,1% en el 2013, la mayoría haciendo escala

Miembros de la tripulación del primer vuelo de Air China en El Prat.

Miembros de la tripulación del primer vuelo de Air China en El Prat. / EL PERIÓDICO

Se lee en minutos

JOSEP M. BERENGUERAS
BARCELONA

Si el aeropuerto de Madrid es considerado como la puerta de entrada de Sudamérica en España, Barcelona se ha convertido en el destino favorito de los asiáticos en la Península para su viaje. Pese a que apenas hay vuelos directos entre Barcelona y los principales países asiáticos, el número de pasajeros que viajan entre la zona Asia-Pacífico y Barcelona aumentó en el 2013 el 15,1%. Son ya más de un millón de pasajeros.

El incremento de pasajeros en los últimos tres años es del 46,1%, pasando de 686.000 ciudadanos que viajaron hacia/desde Asia-Pacífico  a El Prat en el 2010 a los 1.003.00 que lo hicieron en el 2013, según datos del Observatorio del Tráfico Aéreo en Barcelona, que elabora la Cambra de Comerç de Barcelona. «A pesar de contar con más rutas directas hacia estas regiones, el tráfico de Madrid con la zona es claramente menor», asegura el informe, que también destaca que Barcelona ya representa el 45,2% del tráfico español con Asia-Pacífico (Madrid tiene el 42,5%).

El motivo de este incremento de pasajeros no es tanto la apertura de nuevas rutas directas con la zona, una asignatura pendiente para Barcelona-El Prat, sino el estreno y aumento de capacidad de aerolíneas que ofrecen decenas de conexiones con Asia y que han permitido incrementar las posibilidades de viajar a la zona o venir a Barcelona, afirman fuentes del sector.

De hecho, Barcelona cuenta con solo tres conexiones directas con Asia. La primera es de Singapore Airlines, que opera cinco vuelos semanales entre Barcelona y Singapur (dos de ellos hacen una parada en Milán), con una capacidad semanal de 1.390 plazas por sentido. «La economía española muestra signos de recuperación. Esperamos que esta tendencia, junto con el aumento del turismo hacia España que también se ha registrado en el último periodo, se consolide», asegura Simon Turcotte, director general de Singapore Airlines en España. Además, Air China ha estrenado este mes el vuelo entre Barcelona y Pekín (aunque con una parada en Viena): cuatro frecuencias semanales, con 1.160 plazas a la semana en cada sentido. Por último, Pakistan International Airlines (PIA) vuela a Lahore e Islamabad (ambos un vuelo semanal).

VUELO CHÁRTER A SEÚL / Sin embargo, según datos del Observatori, solo el 10,4% de los viajeros que van a Barcelona desde Asia o viceversa lo hacen con vuelos directos, mientras que el 89,6% restante para en alguna ciudad y cambia de avión para continuar su viaje. Un volumen tan alto, según fuentes del sector, se da en pocos aeropuertos del mundo, lo que lleva a «abrir las puertas a nuevas conexiones», según las mismas fuentes. De hecho, la surcoreana Asiana Airlines operará este verano una decena de vuelos chárter entre Seúl y Barcelona para aprovechar el tirón turístico de la ciudad catalana.

Noticias relacionadas

Los casi 900.000 usuarios que viajan a la zona asiática indirectamente lo hacen sobre todo a través de hubs clásicos europeos, como el de Amsterdam (KLM) o París (Air France), pero también a través del pujante Moscú (Aeroflot) y el hub de Turkish Airlines (opera tres vuelos al día entre Barcelona y Estambul, desde donde se puede volar a 31 destinos asiáticos). Pero el mayor incremento se da a través de Oriente Próximo, donde Qatar Airways y Emirates tienen sus bases. «La ruta Doha-Barcelona es una de las más populares, con un número creciente de pasajeros procedentes de la región Asia-Pacífico. Asimismo, para España los destinos más importantes en el 2013 fueron principalmente rutas asiáticas», aseguran fuentes de Qatar Airways, firma que vuela 10 veces por semana a Barcelona. Mientras, Emirates, que ofrece desde febrero un vuelo diario de Barcelona a Dubái con el gigante A380 (aumentó la capacidad el 44% respecto del anterior avión), asegura que transportará 300.000 pasajeros anuales en la ruta este año.

«El aumento del tráfico con Asia es una tendencia creciente desde hace tiempo. Así como Madrid mira claramente hacia Sudamérica, Barcelona podría estar por encima del 50% del tráfico con Asia en el futuro próximo si se siguen abriendo rutas», afirma el director general de la consultora GPA, Jaume Adrover. «Barcelona es ya la puerta de entrada de India y Japón», agrega el directivo, quien cree que la ruta con Pekín hará aumentar «entre el 30% y el 40%» el número de pasajeros que viajan entre Barcelona y China y viceversa (el año pasado fueron 185.000).