31 may 2020

Ir a contenido

MOVIMIENTO ANTI-RAJOY

El presidente de la Comunidad de Madrid compara el ideario de la Marcha por la Dignidad con un partido neonazi griego

Manifestantes procedentes de toda España confluirán en una macromanifestación este sábado en la capital

Las marchas por la dignidad intranquilizan al PP. El amplio despliegue policial anunciado para contrarrestarlas y las sorprendentes declaraciones del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, son una muestra de la situación. González ha asemejado este jueves el contenido del manifiesto de la Marcha por la Dignidad que llega a la capital este sábado con el ideario del partido neonazi griego Amanecer Dorado.

Tras ir desgranado uno a uno los puntos del manifiesto que han elaborado los organizadores de las marchas, González ha afirmado que "estas mismas cosas que están en este documento son las mismas que están en el programa político de Amanecer Dorado, un grupo neonazi que ha sido condenado". "¿Sabe dónde está el problema? En que el refranero acierta. Los extremos se tocan", ha remachado.

Llamamiento

Frente a esto, el portavoz de IU en la Asamblea, Gregorio Gordo, ha hecho un llamamiento a llenar de dignidad y rebeldía las calles de Madrid "en una movilización contra el pago de la deuda, por el empleo digno, la renta básica, los derechos sociales, contra recortes y la represión". En su intervención en la Asamblea, a dos días de la celebración de estas marchas, Gordo ha reprochado a González que las políticas que lleva ejecutando el PP durante años son "la razón del conflicto permanente y sitúan a España con la brecha mayor de los países desarrollados". "Nuestras políticas están ayudando a mantener los extraordinarios servicios públicos básicos y a la recuperación económica y del empleo", ha aseverado el presidente autonómico.

Drama humano

A pesar de las palabras de González, Gordo ha apuntado que la modificación de la Constitución es "la madre de todos los recortes de España", tras afirmar que "la crisis-estafa está constituyendo un auténtico drama humano". "Su sistema necesita de la represión para poder mantenerse pero tenga seguro que será ampliamente superado por la lucha en la calle, en las urnas y en las instituciones", ha aseverado Gordo.

Acusaciones

González, que ha afirmado estar en las "antípodas" de Gordo, ha sostenido que ese manifiesto en el que se apoyan las marchas "bajo apariencia de reivindicar empleo, sanidad y derechos, es un llamamiento a la revolución, a la subversión del orden constitucional, al incumplimiento manifiesto de la ley, de los compromisos internacionales, del estado de derecho, a tomar la calle...". "Es una actuación al más puro estilo comunista revolucionario que a usted le gusta y que nosotros no compartimos", ha asegurado. "Me parece muy irresponsable y peligroso que ustedes que tienen razón de ser y existir en la legalidad constitucional apoyen la subversión", ha criticado González.

Despliegue policial

Un total de 33 grupos de Unidades de Intervención Policial (UIP), que suman 1.650 agentes antidisturbios, vigilarán el sábado la seguridad de las 35 manifestaciones convocadas en torno a las Marchas de la Dignidad, según han informado a Europa Press fuentes policiales.

De este manera, el dispositivo policial supera los 1.300 agentes que trabajaron en la conflictiva concentración del 25-S (25 de septiembre de 2012), los 1.400 de la convocatoria de 'Rodea el Congreso' de abril del año pasado o los 1.500 de la manifestación contra los recortes del 23-F de 2013.

Temor a destrozos

Con este fuerte despliegue, la Delegación del Gobierno y el Ministerio del Interior quieren frenar posibles incidentes o destrozos al mobiliario público protagonizados por grupúsculos de radicales de extrema izquierda. La Policía pretende evitar que, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, una vez terminadas las manifestaciones pacíficas de la tarde, la llegada de la noche sea aprovechada algunos violentos para provocar a los agentes, lanzar objetos o invadir algunas calles parando el tráfico viario.

Así ocurrió tras la protesta contra la 'Ley Mordaza' el pasado 14 de diciembre, que terminó con siete detenidos y 23 heridos tras enfrentamientos entre policías y manifestantes. Y también un mes después, en una protesta en apoyo a los vecinos del barrio burgalés de Gamonal, que acabó con el arresto de 11 personas, uno de ellos bombero del Ayuntamiento de Madrid, relacionados supuestamente con los disturbios.