Ir a contenido

El Ibex

Un 'dios' para el mercado

PABLO ALLENDESALAZAR

En el estupendo El nombre del mundo es Bosque, la gran Ursula K. Le Guin describió la colonización por parte de los humanos terráqueos de un planeta poblado por unos pequeños humanoides que rara vez introducían cambios en sus costumbres. Solo lo hacían cuando, rara vez, uno de ellos soñaba una innovación, una nueva forma de hacer o pensar. Entonces, ese individuo se convertían en un sha'ab, una palabra que significaba traductor o dios.

La parábola ecologista de la gran escritora venía ayer a la cabeza al ver como Mario Draghi, todopoderoso presidente del Banco Central Europeo (BCE), volvía a demostrar que es un innovador, esta vez para el bien de los mercados. Mientras que la Reserva Federal estadounidense está planteándose retirar sus medidas de estímulo, su homóloga europea, anunció, se plantea mantener los tipos bajos durante un tiempo largo o incluso reducirlos aún más.

Bien pensado, no parece que el BCE haya imaginado otra forma de pensar si no que su actuación (como la recuperación económica europea) va con varios pasos de atraso respecto a la estadounidense. Pero a los inversores poco le importó esto y prefirieron quedarse con la tranquilidad de saber que contarán con dinero barato durante largo tiempo.

En respuesta, el Ibex 35 se disparó el 3,07%, su mayor subida desde finales de abril y la cuarta mayor en lo que va de año, hasta los 8.002 puntos, su nivel más alto en dos semanas. La prima de riesgo, por su parte, bajó de los 300 puntos básicos por primera vez en dos semanas, al situarse en los 298.