Ir a contenido

INVERSIÓN DE UNA EMPRESA AMERICANA

Dolby se instala en BCN

La compañía de EEUU, líder en sonido, abrirá en Barcelona su primer centro europeo de I+D y segundo mundial

La firma apuesta por que el sistema Dolby Atmos haga volver a la gente al cine

EL PERIÓDICO
BARCELONA

Barcelona continúa escalando posiciones como referente en el mundo de la tecnología, no solo en móviles, aplicaciones y comercio electrónico, sino también en otras variantes, como es el sonido. Tanto es así que Dolby, firma estadounidense líder en audio, abrirá en Barcelona su primer centro europeo de I+D y segundo del mundo.

La decisión de la firma americana, que inaugurará el centro la semana que viene, tiene mucho que ver con la compra, el verano pasado, de la startup catalana Imm Sound. Esta entonces pequeña empresa se dedicaba a desarrollar sistemas de sonido 3-D para cines, y llamó la atención de Dolby, que decidió adquirirla para avanzar aún más en la última tecnología de sonido desarrollada por la firma, Dolby Atmos. Ahora, la casa madre ha decidido echar el resto y abrir en Barcelona un centro de I+D, en el distrito 22@, donde se desarrollarán nuevas tecnologías para cine.

Dolby Atmos es la gran apuesta de la compañía. Se trata de una nueva tecnología para el cine que ofrece un sonido «más natural y realista y que sumerge al espectador, aún más, en las películas», explica a este diario Julian Pinn, director de márketing en cines de Dolby en Europa. La gran diferencia entre esta tecnología de sonido y las anteriores es que los cineastas, a la hora de introducir sonidos en posproducción, pueden situar cada sonido, de manera independiente, en la parte de la sala (altavoz) que deseen, haciendo que la experiencia en la sala de cine sea mucho más real.

«El sistema permite reproducir sonidos (canales u objetos) por hasta 128 entradas de audio, con el realismo que ello comporta», agrega el directivo. Puesto en práctica, esto se traduce en que las salas de cines deben tener más altavoces instalados (entre 40 y 50, según el tamaño de la misma). El público lo nota cuando, por ejemplo, un objeto va directo hacia ellos: «Sentirán cómo el sonido del objeto se desplaza por encima de sus cabezas, y no que el sonido pasa de un altavoz a otro», relata.

Esta tecnología se estrenó el pasado año en 20 salas de todo el mundo, y en breve se alcanzarán el centenar (en Barcelona el primer cine en adaptarlo fue Cinesa Diagonal Mar). Para disfrutarlo en su plenitud, estrenos como Brave, Oz: un mundo de fantasía o El hobbit, han sido desarrolladas con este nuevo sistema. «La experiencia es totalmente diferente», destaca Pinn.

El directivo es consciente que no es la mejor época para que los cines inviertan, pero remarca que «el sonido debe convertirse en un factor determinante a la hora de elegir a qué cine ir y qué película ver». «Hay que devolver la gente a los cines», concluye.