Estrategia de la filial de Volkswagen

Seat desarrollará para Skoda una versión de su futuro todoterreno

La fábrica catalana optará a la producción de un modelo clave para la mejora de la filial española

La marca checa pide compartir el todocamino en el que trabaja el Centro Técnico de Martorell

Seat IBX, el prototipo del futuro SUV.

Seat IBX, el prototipo del futuro SUV. / ARCHIVO

2
Se lee en minutos
ANTONI FUENTES
BARCELONA

Los ingenieros y los especialistas del Centro Técnico de Seat que trabajan en el desarrollo de un nuevo modelo de todoterreno urbano han recibido un nuevo encargo. La dirección de la marca checa Skoda ha pedido a la cúpula del grupo Volkswagen entrar en el proyecto y contar con una versión propia del vehículo.

La petición de Skoda ha obligado a los responsables técnicos de Martorell a replantear los desarrollos en marcha para incorporar la variante que ha solicitado Skoda, lo que ha ralentizado el ritmo que estaba tomando la configuración del futuro vehículo, según fuentes próximas al grupo Volkswagen.

La pelota está ahora sobre el tejado de la dirección de Volkswagen, que ha de recalcular los costes y los beneficios potenciales del nuevo todocamino (SUV en sus siglas en inglés) si es compartido entre Seat y Skoda con algunas modificaciones para diferenciar cada versión. Sobre el papel, la incorporación de Skoda al proyecto refuerza las opciones de que la multinacional alemana le dé su visto bueno definitivo.

COLABORACIÓN / Un portavoz de Skoda indicó ayer que la compañía no puede realizar comentarios sobre «los proyectos de estrecha colaboración con otras marcas del consorcio Volkswagen», y añadió que todas las firmas del grupo «están trabajando juntas». Como ejemplo puso el modelo Skoda Rapid, una berlina que Seat ha transformado en el nuevo Toledo y que se fabrica en Mlada Boleslav. Skoda mantiene el SUV compacto Yeti, que está a la mitad de su vida.

La marca española eludió pronunciarse sobre la petición de Skoda y se limitó a afirmar que «es concebible que Seat cuente con un SUV», aunque ahora se concentran en una ofensiva de lanzamientos de nuevos modelos que incluirá el Toledo y el León en los próximos meses. La prudencia de Seat se debe a la necesidad de que Volkswagen dé luz verde a la producción del coche y decida a qué planta lo asigna.

Noticias relacionadas

El nuevo vehículo, que puede estar en el mercado en el 2014, se empezó a desarrollar en el Centro Técnico de Martorell después del verano pasado y es una pieza clave en el futuro de la marca española y para saturar la fábrica de Martorell. Con este SUV, Seat entraría en un segmento de mercado de gran crecimiento en el que ya están presentes Volkswagen con el Tiguan y Audi con el Q3 aunque el objetivo es competir en el segmento medio con el pionero Nissan Qashqai.

La estrategia de Seat para conseguir la producción del futuro SUV se basa en la mejora de la productividad y los costes que le da el último convenio colectivo, que permite abrir Martorell casi los mismos días que en la República Checa.