13 jul 2020

Ir a contenido

EL DEBATE FINANCIERO EN EUROPA

Draghi pide a España que acelere las reformas pese a los avances logrados

"La trayectoria de España es buena, no mala", asegura el presidente del BCE en Barcelona

OLGA GRAU / MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / Barcelona

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha animado a España a perseverar en la consolidación fiscal para salir de la crisis, tras reconocer que el país "está haciendo muchos esfuerzos en reformas en un tiempo muy breve".  En rueda de prensa tras la reunión ordinaria del Consejo de Gobierno del BCE en Barcelona, ha afirmado que se debe "reconocer este esfuerzo significativo" y que tras haber avanzado en el ámbito fiscal, España debe perseverar en esta vía, que considera esencial para lograr mejoras.

El presidente del BCE, que ha estado acompañado por el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en la rueda de prensa posterior al consejo, ha mostrado su confianza en la reforma del sistema financiero español, pese a las dudas mostradas por los mercados y la falta de confianza con que desde otros países europeos se mira hacia España. "Tenemos plena confianza en las acciones que se están llevando acabo en el frente bancario. La trayectoria del país es buena. Tenemos plena confianza en el proceso", ha comentado. No obstante se ha abstenido de mencionar el proceso para la creación de bancos malos como mecanismo para segregar los activos tóxicos de la banca. "Debemos analizarlo, aún no lo hemos hecho, pero estoy seguro de que se tomarán las acciones apropiadas", ha comentado Draghi.

Ni el presidente del BCE ni el gobernador del Banco de España han querido profundizar en el modelo de financiación con el que deben crearse estos instrumentos. Fernández Ordóñez, se ha limitado a recordar las palabras del ministro de Economía, Luis de Guindos, en el sentido de que no habrá fondos públicos para los activos tóxicos.

Subasta de liquidez

Draghi ha rechazado la posibilidad de que la institución se embarque a corto plazo en medidas adicionales de estímulo, al mismo tiempo que ha mostrado su comodidad con el actual nivel de los tipos de interés . Asimismo ha emplazado a la reunión del próximo mes de junio para conocer si la entidad continuará suministrando liquidez sin límite a los bancos de la eurozona.

El presidente del BCE ha asegurado que no hay riesgos de inflación, por lo que ha decidido mantener los tipos de interés en la zona euro. "Se espera que las tensiones en los mercados de algunos países de la zona euro y las elevadas tasas de paro frenen la recuperación del crecimiento".