La reforma de las pensiones

El Gobierno considera innegociable ampliar el tiempo de cotización

Zapatero estudiará otras fórmulas para hacer efectiva la edad de jubilación a los 65 años

Los trabajadores necesitarán una vida laboral más larga para tener derecho a la prestación

3
Se lee en minutos
MERCEDES JANSA
MADRID

La ampliación del periodo de cálculo de las cotizaciones necesarias para tener derecho a una pensión es un asunto que, de momento, el Gobierno considera innegociable. Su baza negociadora para no abrir más la brecha con las reivindicaciones sindicales tras la huelga general es renunciar a subir de 65 a 67 años la edad de jubilación. Pero como este también es un objetivo deseable, el Ejecutivo estudiará fórmulas alternativas para hacer efectiva la edad de jubilación a los 65 años.

La recomendación de retrasar la salida del mercado de trabajo ya se hizo en 1995 cuando nació el Pacto de Toledo. En estos 15 años la tendencia ha sido una prolongación de dos años de la actividad, según fuentes del Ministerio de Trabajo.

El próximo jueves día 7 se reunirá la comisión del Pacto de Toledo en la que los grupos parlamentarios comenzarán el estudio de sus propuestas para redactar las recomendaciones que presente al Gobierno, en contestación de su documento del 29 de enero. «Para que se alcance un acuerdo como los habidos en 1995 y 2003 es necesario no acelerarse y analizar todas las propuestas en detalle», señaló el diputado de CiU en la comisión, Carles Campuzano.

El Ejecutivo no tiene tanta prisa como con la reforma laboral, pero podría presentar el proyecto de ley, tras debatir con los agentes sociales las conclusiones parlamentarias, en el primer trimestre del 2011.

CUIDADO DE HIJOS O FAMILIARES / Una de las propuestas que estudiará la comisión del Pacto de Toledo es la posibilidad de que las mujeres que hayan tenido que abandonar su vida laboral durante algún tiempo para cuidar de un hijo o familiar dependiente, sumen este periodo sin cotizar a la Seguridad Social a toda su vida laboral.

Esta es una forma de compensar a las mujeres que generalmente tienen vidas laborales más cortas que los hombres y, por tanto, sus pensiones son más bajas. El inconveniente que el Gobierno ve a esta posibilidad el aumento del gasto.

El Ejecutivo recomienda también la supresión de la pensión de viudedad vitalicia en casos en los que se haya estado casado un breve espacio de tiempo y no haya habido hijos, y sustituirla por una indemnización de pago único.

Una de las razones fundamentales para reformar el sistema de pensiones es demográfica. Ahora se sostiene porque todavía están en el mercado laboral los nacidos en la década de los 50 del siglo pasado y las incorporaciones al mundo laboral han sido superiores a los abandonos. Pero dentro de pocos años no será así.

MÁS AÑOS DE TRABAJO / La previsión es que en el 2030 haya 12,5 millones de pensiones, cuatro millones más que en la actualidad. De ahí que cobre especial importancia pasar de 15 a 20 años el mínimo de vida laboral cotizada para calcular la prestación a percibir. Ahora para cobrar la pensión completa es necesario tener cotizado un mínimo de 35 años. Por tanto, se necesitan «carreras largas» de cotización, de entre 40 y 45 años, aunque con cierta flexibilidad a la hora del retiro, como señala Sergi Jiménez, profesor de la Universitat Pompeu Fabra e investigador de la fundación Fedea.

Noticias relacionadas

Actualmente, el 60% de los trabajadores que se jubilan han cotizado a la Seguridad Social una media de 37 años. Se trata de generaciones que comenzaron a trabajar muy pronto, pero en los últimos años se ha impuesto una realidad: la mayoría no consigue un contrato fijo hasta los 30 años.

Si se mantiene la tendencia empresarial de prescindir de los mayores de 55 años, las nuevas generaciones quedarán al borde del mínimo requerido para tener la prestación. Los expertos adelantan que ese colectivo será el destinatario de los planes de pensiones privados que complementen la pública.