Ir a contenido

Decathlon, Cadena de artículos deportivos

Almacén intercontinental en El Prat

La multinacional francesa centraliza en unas nuevas instalaciones junto al puerto de Barcelona las importaciones de los productos que vende en más de 400 tiendas en el mundo

ANTONI FUENTES
BARCELONA

Desde ayer, la multinacional francesa de artículos deportivos Decathlon tiene un nuevo punto estratégico en el mapa. Además de la sede central en Villeneuve-d'Ascq (en el norte de Francia, junto a Lille), El Prat ocupa un puesto de privilegio gracias a la inauguración del primer almacén intercontinental centralizado. A las instalaciones en la nueva zona logística del puerto de Barcelona, llegarán unos 6.000 contenedores al año que enviarán los 2.500 proveedores del grupo situados en 18 países.

Las 7.700 toneladas de material deportivo que entrarán por las 75 puertas del centro son clasificadas y reexpedidas a las más de 400 tiendas de Decathlon en el mundo. En términos aeroportuarios, el almacén de El Prat --que tiene una plantilla de 300 personas-- es para la cadena un hub. La principal conexión es con Asia, de donde procede el 40% de la producción.

Catalunya se impuso a otras ocho regiones que competían por albergar unas instalaciones de 48.000 metros cuadrados que han supuesto una inversión de 33 millones de euros. Entre los rivales había otros puertos españoles y del Mediterráneo, incluidos algunos de Francia.

La ubicación, decisiva

El factor que inclinó la balanza a favor de Barcelona no fueron los costes, según dijo Michel d'Humières, director general del grupo en España, sino la ubicación: "Estamos muy cerca de los barcos y también de Europa en un emplazamiento con mucho potencial".

De los 33 millones que ha costado el proyecto, Decathlon, que está en régimen de alquiler en la zona portuaria, ha desembolsado cinco millones. Los 28 restantes han ido a cargo de Cilsa, el operador logístico del grupo Abertis.

En la inauguración oficial del centro celebrada ayer, la dirección de Decathlon estuvo acompañada por el presidente de la Generalitat, José Montilla, el presidente de la Autoridad Portuaria, Jordi Valls, y el alcalde de El Prat, Lluís Tejedor. Montilla destacó la "nueva demostración de confianza" en Catalunya por parte de la compañía.

Desde la apertura de la primera tienda en 1992, situada en el barrio de Montigalà de Badalona, Decathlon tiene ya 57 centros comerciales en España --facturaron 900 millones en el 2007-- y 9.000 empleados. Catalunya concentra 13 de esas tiendas, con unos ingresos de 300 millones; junto a dos almacenes de menor tamaño, el nuevo centro logístico de El Prat y oficinas para servicios internos que suman una plantilla de 2.635 trabajadores.

La apuesta de la empresa francesa por España, su segundo mercado, no acaba aquí. El país se puede beneficiar de nuevas oportunidades comerciales e incluso de producción. Decathlon, que está a punto de abrir dos tiendas en Vic (Osona) y Vícar (Almería), apuesta por un nuevo formato comercial de 10.000 metros cuadrados que convierte el centro en un parque deportivo en el que los clientes pueden probar los productos. Pero el directivo de Decathlon lamentó que la normativa que limita los hípers les impide promover esos centros en Catalunya.

España también se puede beneficiar de la nueva estrategia del grupo de aumentar la producción en Europa para reducir el tiempo de respuesta a las necesidades del mercado. Después de la puesta en marcha de una planta de bicicletas en el norte de Francia, España tiene posibilidades de albergar alguno de los nuevos centros productivos propios del grupo, según Michel d'Humières.

Temas: Decathlon

0 Comentarios
cargando