Ir a contenido

Rivero acusa a Sanahuja de frenar la expansión de Metrovacesa

El presidente de la empresa teme por los planes de fusiones y ampliación de capital

ROSA MARÍA SÁNCHEZ / MADRID

El presidente de Metrovacesa, Joaquín Rivero, declaró ayer que su lucha con la familia catalana Sanahuja --principal inversor de la inmobiliaria, con el 24,3% del capital-- dificulta los planes de expansión de la primera inmobiliaria de la zona euro. También dificultará --dijo-- los planes para evitar que Metrovacesa sea expulsada del índice bursátil español Ibex 35, donde cotizan los 35 principales valores del país.

Rivero, que ayer se presentó ante los medios de comunicación como seguro ganador de la guerra de opas que mantiene con Sanahuja, dijo que para Metrovacesa "es irrenunciable" buscar nuevas oportunidades de crecimiento, a través de fusiones o absorciones, en España o en el extranjero. No obstante, dio por seguro que el principal accionista se opondrá a todo crecimiento que suponga reducir su peso en la compañía. "Yo quiero crecer, y el crecimiento produce dilución", resumió.

EL ANTECEDENTE DE COLONIAL

Rivero recordó el intento frustrado de Metrovacesa de fusionarse con Colonial, la antigua inmobiliaria de La Caixa. La operación habría dado como resultado la primera inmobiliaria de Europa y la quinta del mundo, pero la irrupción de la opa de los Sanahuja, el 1 de marzo, la abortó.

"La línea de expansión de la compañía puede verse afectada por la diferencia de opiniones en el consejo de administración, por lo que se impondrá el juego de las mayorías", que, según el propio Rivero, le permitirá sacar adelante sus planes.

Rivero (6,7% del capital) y su socio valenciano Bautista Soler (5,4%) han presentado una contraopa para hacerse con un 26% adicional del capital (hasta el 38,1%) a un precio de 80 euros por acción. Cuentan además, con la complicidad de las cajas de ahorros, que suman otro 12,88%.

Tras el revés de la CNMV a su opa mejorada, los Sanahuja mantienen su oferta inicial, de 78,10 euros por acción para hacerse con un 20% adicional (hasta el 44,3%).

Si la Audiencia Nacional no lo impide, esta lucha empresarial por el control de Metrovacesa, que ya dura más de seis meses, finalizará dentro de unos días, el 20 de septiembre. Ese día vence el plazo para que los accionistas decidan si quieren vender a una u otra oferta. A no ser que la Audiencia Nacional atienda la petición de suspensión cautelar solicitada por Cresa, filial de Sacresa.

Victoria Soler, hija de Bautista Soler, recordó que los accionistas acogidos a la opa de Cresa pueden revocar la orden antes del día 19.

Rivero dijo que la compañía presentará a la bolsa española un plan para evitar que Metrovacesa sea expulsada del Ibex 35. Es imprescindible que las empresas que cotizan en el Ibex tengan en bolsa un volumen de títulos suficientes para garantizar su liquidez (que pueden ser vendidos sin dificultad). Como resultado de las opas, se producirá una mayor concentración del capital en unas pocas manos y, en consecuencia, mermará el capital que flota en la bolsa. Rivero baraja una ampliación de capital y da por seguro el rechazo de los Sanahuja, pues su participación quedaría diluida.

0 Comentarios
cargando