Ir a contenido

La Raíz y Zoo, hermanos que riman fuerte

Pablo y Panxo Sánchez Pardines lideran estas bandas de Gandía. La primera tocó en Canet Rock y la segunda actúa el viernes en el Cruïlla

Sus ritmos festivos y contagiosos, y sus letras críticas con las injusticias ya suman más de un millón y medio de visitas en Youtube

Núria Martorell

La Raíz y Zoo han conseguido trascender geográficamente: qué pocas bandas valencianas triunfan como estas dos que capitanean los hermanos Sánchez Pardines. La Raíz, el grupo de Pablo, canta en castellano. Zoo, el de Panxo, en catalán. Ambos han renovado la música festiva cargando las letras de dosis de compromiso (no se trata de alimentar solo el buenrollismo) y de acertada cotidianidad. Y así es como han conseguido, desde su Gandía natal, atraer a un público muy joven que evoluciona con ellos. Y continúan ganando adeptos.

Les juntamos en Gandía. El fenómeno de los hermanos-que-cantan se amplía. ¡Viva el descentralismo! Pero las rimas de Pablo y Panxo, además, golpean

En la soleada población, uno de los destinos turísticos más visitados por los españoles (en verano dobla su población), les juntamos entre gira y gira de sus respectivos conjuntos para conocerlos. El fenómeno de los hermanos-que-cantan se amplía. En la misma banda, como Estopa, por citar los más populares. O en distintas formaciones: Leiva (ex-Pereza) y Juancho Conejo, cantante de Sidecars (nativos de Madrid), Iván Ferreiro (ex-Los Piratas) y Amaro Ferreiro (Galicia); Joana Serrat y Carla (Vic). ¡Viva el descentralismo! Pero las rimas de Pablo y Panxo golpean. Espolean conciencias. Y les viene de herencia.

"Nuestro padre es poeta". Explica Pablo, el mayor. "En el cole te hacían la clásica pregunta: ‘¿A qué se dedica tu padre?’ Los otros decían lo típico: que si bombero... Y nosotros: ‘Es poeta’. En casa nos ha criado él, que se pasaba el día escribiendo". ¿Y ha llegado a publicar algo? "No, no. La he faltado dar este último paso: de buscar una editorial o participar en algún concurso. Es muy underground". ¿Qué tipo de poemas escribe? "Pues son un poco guarretes, tienen un punto erótico. Y romántico. Y ácido". Pues si él quiere, nosotros le publicamos uno. Dicho y hecho. Reproducimos en esta página uno que Fernando Sánchez Guzmán ha incluido en el libro 'La conjunción copulativa'.

Algunas letras de La Raíz llevan también la firma del padre, como el tema 'Suya mi guerra': "A los que saltan fronteras y empujan con fuerza / a los que empujan con fuerza para demolerlas, / a los que saltan fronteras y empujan con fuerzas, / gracias a aquel que hizo suya mi guerra". "Nosotros, en Zoo, también le consultamos cuando componemos –explica Panxo–. Y él nos ayuda: ‘Pues yo esta palabra la cambiaría por esta otra...". ¿Y su madre? "Ella es profesora de Literatura. Y también nos ha influido, claro: se ha pasado la vida explicando poesía, novela, teatro...".

No solo las palabras han estado muy presentes en su casa. También la música. "Desde pequeñitos, cuando viajábamos en coche, nuestro padre nos ponía casetes de toda esa gente izquierdosa de la transición", recuerda Pablo. "A Sabina, Víctor Manuel..., pero también a artistas y grupos internacionales, como Beatles, Police...", añade Panxo. "Nos enseñó a amar la música. Y el primer regalo, un autorregalo, porque nos dio 1.000 pesetas [6 euros], nos lo gastamos en discos. Me compré uno del grupo Europe". ¿Y Panxo? "Uno de Los Ilegales".

La primera guitarra que tuvieron la trajeron los reyes magos. Pablo empezó a recibir clases. "En un cuchitril. Debía de tener 12 añitos. No seguí desarrollando mi formación, pero con un amigo de clase monté un grupo, Desperado, como la cerveza".

SIN PREJUICIOS ESTILÍSTICOS 

Sus directos son fuerza. Rabia. Los hermanos Sánchez han puesto a Gandía en el mapa musical con propuestas que no dejan indiferente

Con 14 años ya componía. "Uno de la banda era hermano de un miembro de Revólver, y tuve la suerte de compartir ensayos con músicos de primer nivel". Pero ha sido en  La Raíz donde Pablo ha enraizado su faceta artística. Una numerosa y multirracial banda que se atreve con el ska, el rock, el hardcore, formada por 11 músicos, de distintas nacionalidades, y que dio en la diana con el disco 'El lado de los rebeldes' (2011). Un álbum que ya empezó a presentar en tierras europeas. De hecho, el último, 'Entre poetas y presos', lo acaban de tocar (con llenos absolutos) en Bruselas, Berlín y Londres. Sus directos son fuerza. Rabia. Lucha. Fiesta.

"Tenemos letras combativas. Hay grupos que se basan en un discurso más político. Lo nuestro no es un mitin. Tenemos otra manera diferente de expresarnos", aclara Pablo, licenciado en Historia del Arte. La pieza 'La hoguera de los continentes', del nuevo álbum, sirve como ejemplo de su declaración de intenciones: "Cantamos para levantar la marea a contracorriente / Volviendo a juntar África-América, / y que suene la voz del esclavo. / Preferimos bailar en la hoguera de los continentes /  gritando ‘también tenemos corazón los desafinados".

En el compacto, por cierto, no faltan títulos antimonárquicos: 'Rueda la corona' –con un tablero de ajedrez como metáfora–, y melodías y arreglos más cuidados que en los anteriores.

Durante los primeros cinco años de andadura artística, Pablo no vivía de la música. "Era mi sueño. Pero pagábamos para tocar. Esto me provocaba conflictos. Intercalaba el trabajo de monitor de niños y de educador en una fundación de discapacitados con el conjunto. Sabíamos que La Raíz era un proyecto que, de funcionar, necesitaría su tiempo. Pero aquí estamos", suspira.

REBELDE NATO 

La historia de Panxo es paralela a la de su hermano, claro. Cuando al mayor le apuntaron a clases de guitarra, a él también. "Pero los dedos no me llegaban. No me apasioné tanto. Además, odiaba hacer cosas por obligación. Siempre he sido más rebelde. Me gustaba ir a verle ensayar. Pero así como él se levantaba y se ponía a tocar, yo me dedicaba a pensar en hacer trastadas. Fue en el instituto, con 15 años, cuando descubrí la cultura hip-hop y el rap, y empezó a interesarme la música", relata.

Panxo optó por la carrera de Filosofía. Y sí, por el rap. Militó en Orxata Sound System y Riot Propaganda, entre otras bandas, antes de concebir Zoo. Un colectivo que también juega con la electrónica, el reggae, el soul, el jazz... todo pasado por el peculiar flow de Panxo. "Cau la calor a La Safor bombeja el ritme. No estem fent merda facilona, ací fem himnes", clama en 'Estiu', su canción-talismán, que suma casi millón y medio de visualizaciones en YouTube.

El hit está en su disco de debut, 'Tempestes vénen del sud', que presentará en el festival Cruïlla de Barcelona el próximo viernes, 8 de julio. Mientras que ayer, La Raíz se citó con el público de Canet Rock, y a finales de mes se desplazará hasta el remoto Nepal.

El combate de estos hermanos bien avenidos (la de risas que se pegaron en la sesión de fotos) llega hasta nuevos continentes. "I que brolle la ràbia d’un crit ancestral / I que fem de la por una dansa tribal, / I que perguen i paguen amb sang esta fam / Que no tot en la vida és faena, / que morir és no viure lluitant", acucia Panxo en 'Vull'. De Gandía al mundo,   con hambre de cambio. 

Poema de Fernando Sánchez Guzmán, el padre de Pablo y Panxo. Pertenece al libro inédito 'La conjunción copulativa'

Escribo para seducirte.
Óyeme con los ojos cerrados.
Que mis palabras te miren,
se acuesten junto a ti,
respiren a tu lado.
Que mis palabras te rocen,
te acaricien,
te adormezcan.
Que las sueñes y las oigas suspirar
por dejar de ser palabras, y gemir
por hacerse de besos y besarte.
Que te besen y te hagan despertar,
y se canten felices en tu boca,
y en tus ojos abiertos se edenicen.
Y que te hagan reír.
Y que te coman.

Temas: Música

0 Comentarios
cargando