14 ago 2020

Ir a contenido

Giuseppe Catozzella: "Aunque les cuesta la vida, los inmigrantes seguirán intentándolo"

Este periodista italiano es autor 'Correr hacia un sueño'

Narra el dramático viaje de una atleta somalí que intenta llegar a Europa

LUIS MIGUEL MARCO

A este milanés de 38 años y sonrisa contagiosa se le ensombrece el rostro cuando abrimos 'El Periódico' del 16 de septiembre y leemos un titular: 'La tragedia que no cesa'. Y a continuación: “Cientos de inmigrantes mueren frente a las costas de Libia al hundirse dos barcos con 690 personas. Los pasantes hundieron una embarcación por un motín”.

“Me produce una tristeza infinita. Es una injusticia enorme. Esto debería atajarse. No debemos permitir que la mafias que trafican con personas se sigan lucrando. Pero el problema es que no los queremos aquí. Por eso estamos permitiendo que sigan muriendo. Esa es la pura verdad. Si quisiéramos cambiar las cosas se haría en unas horas, con un corredor humanitario en los países de origen”.

50.000 inmigrantes subsaharianos han llegado a las costas italianas en los primeros seis meses del año. Usted se refiere a esta carrera de obstáculos como el Viaje, con mayúsculas.


En muchas partes de África la gente habla del Viaje como de un destino marcado. Ya al nacer, las criaturas tendrán dos caminos: harán el Viaje o no lo harán. En un momento de sus vidas tendrán que tomar esa decisión: partir o quedarse. Toda su juventud gira en torno a eso. Si son varios hermanos, uno se preparará para el Viaje y ayudará después a la familia cuando consiga enviar dinero. Es algo casi mitológico. Todos han oído historias, todos conocen a alguien que lo ha logrado, pero de lo que no se habla mucho es de lo que les espera durante el Viaje.

¿Por qué el Viaje cambia a quien lo hace?

Porque por el camino se pierde una parte de humanidad, porque durante semanas o meses eres tratado por los traficantes como un animal, como una mercadería. Parte de tu piedad se queda en la arena del desierto. Para escribir este libro me entrevisté con más de 30 chicas y todas coinciden.

¿Por que se decidió a escribir la historia de Samia en primera persona?

Porque ella lo hizo antes. Todas las vicisitudes del Viaje de Samia son reales. Su salida desde Adís Abeba (Etiopía), las mil calamidades hasta alcanzar Trípoli cinco meses después, todo eso es real. Cuando Samia encontraba una conexión a internet escribía a través de Facebook a su hermana, que vive en Ámsterdam, contándoselo todo. Eso me ayudó a escribir su relato en primera persona. Aunque supongo que quería hacer algo más literario y distanciarme del reportaje periodístico. Me interesaba que su historia, que es muy potente, llegase al lector a través de sus propias palabras.

¿Y la reacción le ha sorprendido?

Mucho, porque existía el temor a que esta historia diera miedo o, peor aún, asco y rechazo. Pero las críticas han sido tan excelentes que se ha convertido en un fenómeno. Esta historia ha entrado en los colegios en Italia. Ha ganado el premio Strega. Y eso es fenomenal.

Ahí estaba su amigo Roberto Saviano, el autor de ‘Gomorra’, para animarle a continuar escribiendo.

Sí. Roberto está un poco loco, como yo [risas].

Choca leer la reacción de Samia, que participó en los Juegos de Pekín y no pudo alcanzar los de Londres, al entrar por primera vez en un hotel o calzarse unas zapatillas nuevas.

Eso es algo que he podido comprobar hace un mes al ver cómo era su casa en Mogadiscio. El Ministerio de Exteriores italiano no me permitió viajar a Somalia a causa de la guerra cuando estaba preparando el libro, pero ahora sí he podido. Creo que he reflejado bien el ambiente a pesar de no haber estado antes, aunque las cosas están mucho peor de como las describo.

¿’Correr hacia un sueño’ llegará a Somalia?

Sí. Con un proyecto financiado por la ONU. Un alto funcionario de la ONU leyó el libro y gracias a él se ha decidido que, desde este año, el 18 de agosto sea el día de Samia en Mogadiscio. Por eso he viajado allí.

¿Y cree que vale la pena el intento?

No es lo que crea yo, es que es la única esperanza de mucha gente en países en guerra o sumidos en la miseria. Aunque les cueste la vida, seguirán intentándolo.

Qué terrible contradicción la de nacer junto al mar sin poder pisarlo y acabar en el fondo del mar.

Sí. Es uno de los símbolos más fuertes de esta historia.

¿De dónde sacaba Samia esa fuerza siendo tan poca cosa?

Su padre la llamaba “guerrera”, pero el auténtico revolucionario es él, por inculcar a sus hijas unos valores basados en la libertad en un país dominado por el fundamentalismo islámico. Recuerde que Samia debía correr en Mogadiscio con el burka.

Un relato ganador que llegará al cine

Más que batir récords, Correr hacia un sueño ha sido un fenómeno editorial en Italia. Ha sido finalista del premio Strega, el galardón literario más prestigioso, y ha ganado el Premio Strega Giovani 2014, siendo el libro más votado por los estudiantes de secundaria. "La novela se publicará en 22 países, incluida Somalia y, aunque no puedo todavía avanzar mucho, esta historia llegará a los cines. Será una coproducción italobritánica", avanza su autor.

En castellano la ha editado Grijalbo y en catalán, Sembra Llibres.