LAS CLAVES TÁCTICAS

La contracrónica del Shakhtar-Barça: Cuando no tiene defensa ni gol

Shakhtar-Barça (1-0). De mal en peor de la Liga a la Champions

Xavi, tras la derrota ante el Shakhtar: "Estamos bloqueados, es algo mental"

Lewandowski, en Hamburgo durante el Barça-Shakthar.

Lewandowski, en Hamburgo durante el Barça-Shakthar. / Efe

Marcos López

Marcos López

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El Barça iba a Alemania a liquidar su pase a los octavos de final y volvió depresivo por una derrota que le deja un panorama preocupante. No tuvo el control del partido. Ni tampoco defensa alguna. Ni gol.

Raphinha se lamenta de una ocasión fallada en el Shakthar-Barça en Hamburgo.

Raphinha se lamenta de una ocasión fallada en el Shakthar-Barça en Hamburgo. / Efe

Ni extremos, ni cuadrado

Hasta cinco cambios introdujo Xavi en el once con respecto al que ganó a la Real Sociedad. Usó el 4-3-3, abandonando la figura de los tres centrales, aunque tenía aire de un 3-4-3 cuando atacaba. Supuestamente, era el Barça de los extremos. Pero solo supuestamente porque Raphinha quedó anclado a la banda derecha mientras Ferran Torres, destinado al flanco izquierdo se ubicó en la zona alta del cuadrado formando pareja con Gavi. No funcionó ese modelo táctico del técnico.

Con Balde, que entró luego, sentado en el banquillo y descansando tras tanto trasiego emergió la silueta de Marcos Alonso. Al exdefensa del Chelsea le tocó llenar la banda izquierda, pero no aportó solidez. No iba de punta a punta ya que no generó el peligro que pensaba Xavi. Y la incorporación en ataque de Cancelo tampoco aportó demasiado. Ni un disparo a puerta en los primeros 45 minutos. Ni un saque de esquina a favor. Nada de nada. Y eso que en ataque era un 3-4-3, o eso intentaba el técnico. Luego, sí apostó por los extremos (Lamine Yamal por la derecha; João Félix por la izquierda), pero con idéntico resultado. Nada de nada. Sin gol.

Cancelo, por los suelos en una acción del Shakthar-Barça en Hamburgo.

Cancelo, por los suelos en una acción del Shakthar-Barça en Hamburgo. / Afp

Espaldas desnudas

Las ocasiones del Shakthar llegaron casi siempre por el mismo camino. Balón a la espalda de Cancelo y parada de Ter Stegen para resolver el problema. Balón a la espalda de Marcos Alonso, desubicado en la acción del primer gol, y Sikan castigando la mala defensa de Christensen en ese centro lateral con un cabezazo que demostró la herida azulgrana. Un equipo que recibió nueve disparos del conjunto ucraniano y cuatro a puerta. El tanto que provocó la derrota junto a las tres paradas de Ter Stegen, síntoma más que evidente de una debilidad que daña al Barcelona.

Lewandowski, en Hamburgo durante el Shakthar-Barça.

Lewandowski, en Hamburgo durante el Shakthar-Barça. / Reuters

Ni rastro del '9'.

Se marchó Lewandowski de Alemania sin apenas pisar el área, dejando, además, un par de gestos de malestar hacia algunos compañeros porque no lo encontraron. Pero el delantero polaco ha vuelto sin estar en su mejor condición. Ni mucho menos. No intervino casi en el juego (29 toques en 90 minutos), no disparó a puerta (dos tiros, los dos fuera) acreditaron que el Barça ha perdido el idilio con el gol que le proporcionaba el polaco.

En Hamburgo, tal y como le ocurrió en la media hora final del clásico con el Madrid, no tuvo influencia alguna en el partido. Más de lo mismo en San Sebastián donde Xavi lo sustituyó (m. 57). Desconectado de su referencia, que había sido hasta ahora el ‘nueve’, el Barça se convirte en un equipo inofensivo, que no hace daño a sus rivales.

En sus tres últimos partidos, Lewandowski no ha logrado enfocar bien. Ni un solo disparo a puerta (Madrid, Real Sociedad y Shakhtar) revelan que el equipo de Xavi tiene también un serio problema con el gol. No marca.