Liga de Campeones

Victoria sufrida de un gris PSG en Israel

  • El talento de Messi, Mbappé y Neymar basta al conjunto francés para vencer 1-3 al Maccabi Haifa

  • El equipo se vio dominado durante una hora por uno de los rivales más modestos de la Champions

Messi y Mbappé se abrazan en el partido de este miércoles.

Messi y Mbappé se abrazan en el partido de este miércoles. / PSG

2
Se lee en minutos
Enric Bonet

Ningún rival es fácil en la Liga de Campeones. Este tópico futbolístico se cumplió este miércoles por la noche en el estadio Samy Hofer de Haifa, en Israel. El París Saint-Germain de los Messi, Neymar y Mbappé tuvo que morder el polvo para imponerse ante el Maccabi Haifa (1-3). Aunque el conjunto francés cuenta por victorias sus partidos en Europa y su tridente sigue marcando las diferencias —marcaron los tres—, a su entrenador Christophe Galtier aún le queda mucho trabaja por hacer si quiere romper el gafe europeo de su equipo. El PSG sumó tres puntos, pero multiplicó las dudas futbolísticas.

Desde los primeros instantes del partido, la defensa del Maccabi sufrió ante la velocidad de Mbappé. El goleador de Bondy estuvo a punto de abrir el marcador en el minuto 1 tras una cabalgada por la izquierda, pero mandó su disparo a las nubes. Volvió a fallar su definición diez minutos después en otro cara a cara con el portero. El PSG generaba peligro con facilidad, pero el Maccabi no se atrincheró y se mostró valiente. Hasta el punto que el modesto campeón de Israel se puso por delante en el ecuador de la primera parte con un remate de volea del delantero holandés Chery en una de sus numerosas llegadas por la banda.

Messi, decisivo

El gol del Maccabi acentuó el guión del encuentro. Era un constante ida y vuelta. En este tipo de escenarios, resulta improbable que se quede sin mojar un equipo con un tridente diabólico como el del PSG. Aunque a los parisinos se los veía igual de espesos que el hummus israelí, Messi igualó el marcador al recoger un rechace dentro del área tras un centro de Mbappé.

Noticias relacionadas

El paso por los vestuarios no cambió la tonalidad del encuentro. Fue una noche sombría para el conjunto propiedad de Catar. En varias fases se vio dominado por un equipo considerado como una de las cenicientas de esta Champions. Solo Messi sobresalió en medio de la sorprendente monotonía de sus compañeros y rozó el segundo con un zurdazo en el 65’. Pocos minutos después, un magnífico balón en profundidad del astro argentino dejó solo frente al arquero a Mbappé, quien no perdonó.

El segundo del PSG fue un mazazo excesivo para los israelíes. Al final se impuso la pegada y Neymar marcó el tercero. Los franceses encarrilan así su clasificación en un grupo H en que la Juventus (cero puntos de seis) sufrirá de lo lindo y el Benfica aspira a mandar a un grande a la Europa League, como ya hizo la temporada pasada con el Barça.

Temas

PSG Champions