La 43a edición de la carrera

El maratón de Barcelona sobrevive al calor con doble récord de la prueba

El maratón de Barcelona sobrevive al calor con doble récord de la prueba

Zowy Voeten

  • La prueba barcelonesa pulverizó las marcas anteriores en las victorias de los etíopes Adane (hombres) y Dekebo (mujeres).

  • Pese al descenso de participantes, algo más de 8.000 atletas, la carrera volvió a disputarse en un gran ambiente popular.

  • FOTOS de la maratón de Barcelona 2022: Búscate en nuestras imágenes

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

El Arc del Triomf viene a ser en el Maratón de Barcelona algo así como el centro de acogida familiar, allí donde una nutrida representación de amigos, parejas o colegas de club o gimnasio, esperan a los esforzados del asfalto para animarlos, darles algún gel o simplemente agua, gritarles hasta quedarse afónicos y, sobre todo, plasmar para la eternidad y con sus móviles el paso por el kilómetro 36, allí donde aparece el 'muro de las lamentaciones' y donde la meta, junto a las Torres Venecianas de la plaza de Espanya, parece más lejana que nunca, aunque ya haya pasado hace rato el ecuador de la prueba.

Cuando los líderes de la carrera, todos ellos fondistas africanos, mayoritariamente kenianos y etíopes, con algún ugandés, pasan por este lugar Barcelona todavía está desayunando y el paseo de Sant Joan muestra las heridas de la guerra nocturna, cada vez más botellón en una de las zonas estrellas en la ‘movida’ de la capital catalana los fines de semana.

Un keniano, destacado

Pasa en primera posición y destacado, un keniano, Mike Boit, radiante, con una técnica extraordinaria, brazos y piernas perfectamente compenetrados, y todavía sin saber que un poco más adelante, justo en el Paral.lel, llegará el hombre del mazo, el que castiga a maratonianos y ciclistas, con la temida pájara, cuando se ven estrellitas y el cuerpo traiciona a la mente.

Es tan exagerado el ritmo de los corredores africanos que, media hora más tarde de su paso, con las líderes femeninas, también etíopes y kenianas entre medio, cuando llegan atletas populares que parecen más humanos, casi da la sensación de que caminan en vez de correr. Pero, ellos, al menos, disputan el maratón de Barcelona con un doble calor: el simpático, el de los gritos de amigos, familiares y curiosos, y el temido, mayo no es el mejor mes del año para disputar una carrera de estas características; una de las causas por las que este 2021 solo poco más de 8.000 participantes, un 25% mujeres, se apuntaron a la carrera.

Los efectos de la pandemia

Pero no pudo ser en marzo, porque todavía el atletismo popular en España corría con los efectos secundarios de la pandemia y porque tampoco fue posible hacerse antes debido a la absurda coincidencia con otras carreras oficiales del calendario atlético de la Federación Española de Atletismo.


/ ZOWY VOETEN

Sin embargo, pese al descenso de participantes, el Maratón de Barcelona volvió a estar de enhorabuena y demostró el tremendo acierto que supuso desviar la prueba hacia la calle de Sepúlveda y evitar así la interminable recta por el Paral.lel, desde su inicio, superado Colón, hasta la plaza de Espanya.

Los vencedores

Noticias relacionadas

Por esta razón, en cada edición se está superando el récord de la prueba, tanto en hombres como en mujeres, hasta el punto de que se pueda hablar, sin ánimo de error, de que se van pulverizando las marcas anteriores, tal como sucedió este domingo, con dos podios, masculino y femenino, completamente etíopes, fondistas que poco a poco van ganando peso y derrotando a sus rivales kenianos en los maratones.

Yihuniligne Adane paró el cronómetro en las 2 horas, 5 minutos y 52 segundos y rebajó el récord absoluto del maratón barcelonés en 11 segundos. Mucho más exagerado fue el registro femenino. La ganadora, Meseret Dekebo, cruzó la línea de meta 2.23.09 horas después de tomar la salida y rebajó el tiempo de 2021, de eso solo hizo seis meses, en 44 segundos; simplemente impresionante.