MUNDIAL DE AJEDREZ

Carlsen inicia la defensa del trono del ajedrez con tablas con su amigo 'Nepo'

  • Nepomniachtchi busca tumbar al campeón noruego para devolver a Rusia la hegemonía perdida

Nepo (izquierda) observa a Carlsen.

Nepo (izquierda) observa a Carlsen. / TWITTER / @FIDE_chess

2
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

"Cuando te sientas delante del tablero, no tienes amigos", sentenciaba el ruso Ian Nepomniachtchi antes de intentar destronar a Magnus Carlsen, el rey noruego del tablero desde 2013. Los amigos y rivales han firmado tablas en 45 movimientos en la primera batalla por la hegemonía del ajedrez.

La primera de las 14 partidas del Mundial ha estado a la altura de las expectativa. 'Nepo' ha abierto fuego con su apertura española, con peón de rey con declarada vocación ofensiva. Rusia, dominador absoluto desde el final de la segunda guerra mundial, ha depositado en sus espaldas las misión de recuperar un cetro mundial que se le resiste desde hace 15 años. No celebra un título desde que Vladimir Kramnick, que había tomado el relevo de Anatoli Karpov y Gary Kasparov, cedió su corona en 2007.

Carlsen sorprendió con un sacrificio de peón, ya en la jugada 8, que le proporcionó un juego activo de piezas y dos peligrosos alfiles controlando grandes diagonales. Desordenó la estructura blanca, forzando a Nepo a jugar a la defensiva. Cuando el campeón recuperó el peón en el medio juego, firmaron las tablas. Este sábado, segundo 'round' con Carlsen con blancas.

Su rivalidad y amistad viene de lejos, desde que se conocieron en 2002 en el Mundial sub12 en Peñíscola. Tenían 11 años y ya se les vaticinaba un futuro esplendoroso. Carlsen lo confirmó al coronarse con solo 22 años, convirtiéndose en el campeón más joven desde Gary Kasparov. Tras destronar en 2013 al indio Viswanathan Anand y tumbarle al año siguiente, retuvo su corona ante el ruso Sergey Karjakin (2016) y el estadounidense Fabiano Caruana (2018).

Noticias relacionadas

El efecto 'Gambito de dama'

Ahora, en la Expo Universal de Dubái, se enfrenta a su viejo amigo en un duelo en el que además del orgullo hay dos millones de dólares (1,2 para el campeón y 800.000 para el perdedor). Es el doble de lo que estaba en juego en el último Mundial entre Carlsen y Caruana, síntoma del interés creciente por el ajedrez a raíz del 'boom' de 'Gambito de Dama'.

Temas

Ajedrez