Sostenibilidad

Un deporte lleno de CO2 y sin recintos sostenibles

El estadio de Wmbley, hasta la bandera. Las grandes finales provocan muchas emisiones de C02 por los desplazamientos de aficionados, sobre todo en avión.

El estadio de Wmbley, hasta la bandera. Las grandes finales provocan muchas emisiones de C02 por los desplazamientos de aficionados, sobre todo en avión. / ARCHIVO

  • Muchos pabellones han quedado obsoletos con enormes pérdidas por consumo energético.

  • Las grandes competiciones provocan altas emisiones de dióxido de carbono, sobre todo debido al desplazamiento de deportistas y aficionados.

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Solo los grandes hospitales consumen más energía y por lo tanto provocan más emisiones de C02 que los pabellones deportivos, muchos de los cuales son edificaciones viejas y obsoletas. En la lucha contra el cambio climático, según la opinión de los expertos consultados, el deporte debe actuar con rapidez pues los daños colaterales de las grandes competiciones sirven para carbonizar cada vez más a la atmósfera, a la vez que las principales multinacionales deben concienciarse en la fabricación de prendas sostenibles y en eliminar los productos tóxicos en las ceras y resinas deportivas.

Según un estudio realizado por la plataforma fitbuildings.org, que dirige el arquitecto italiano Mauro Manca, solo en Catalunya existen 1.300 edificaciones, entre pabellones deportivos (sin contar los estadios), piscinas y gimnasios que provocan una alteración importante de las emisiones de dióxido de carbono y que podrían reducirse a más de la mitad si se rehabilitan de forma sostenible.

"El mayor problema -explica Mauro Manca- es el gasto energético. Un pabellón deportivo no puede seguir consumiendo mil kilovatios hora por metro cuadrado, lo que se traduce en facturas de energía de 100.000 euros al año, cuando un hogar corriente no supera los 32 kilovatios. Si conseguimos que estos pabellones se conviertan en edificios sostenibles podríamos estar hablando de un consumo de 100 a 150 kilovatios hora por metro cuadrado". 

El problema no es solo Catalunya, sino toda España y buena parte de Europa con recintos reñidos con la sostenibilidad, incómodos muchos de ellos para los espectadores, construidos hace años o rehabilitados a base de parches, que son una amenaza climática. "Un pabellón sostenible es un edificio sin barreras arquitectónicas, con vestuarios que fomenten la igualdad de géneros, lo que quiere decir que los femeninos tengan las mismas dimensiones que los masculinos, con la mejora de la calidad del aire, y más ahora debido a la pandemia, con la eliminación de materiales sintéticos que al gastarse desprenden partículas tóxicas y con una buena climatización".

Enrique Zaragoza lleva años luchando por un deporte más ecológico. Es licenciado en educación física, vive en Berlín y ha recorrido Alemania dando charlas en centros educativos para concienciar sobre la sostenibilidad en el deporte. Ha asesorado, además, a deportistas comprometidos con la naturaleza como Kilian Jornet. Explica que los grandes eventos provocan un desastre por las emisiones de C02 y que hasta el 80 por ciento de las mismas están causadas "por el desplazamiento de los aficionados y deportistas desde sus países de origen al de la competición, circunstancia que aumenta de forma considerable cuando el torneo se disputa en varias sedes, como ha ocurrido este verano con la Eurocopa de fútbol".

"El deporte debe convertirse en una práctica más sostenible y para ello necesitamos la colaboración de las multinacionales, que hagan más prendas reciclables, y de los organizadores de las grandes competiciones para que entreguen vales de transporte público a los aficionados, o se comprometan a restablecer en la naturaleza la parte correspondiente a las emisiones de C02 que han generado, plantando árboles, por ejemplo, en algunas zonas del planeta», explica Zaragoza.

Ceras, resinas y lubricantes

Otro grave problema viene ocasionado por la fabricación de ceras, resinas y lubrificantes de alto contenido tóxico: ceras para las tablas de esquí alpino que contenían flúor, por ejemplo. Estas ceras, al menos en Europa, ya han sido prohibidas por la FIS (Federación Internacional de Esquí). "Un flúor que se quedaba en la nieve y que con el deshielo iba a parar a los ríos de donde beben los animales. Ahora existen ceras ecológicas, fabricadas a partir de la soja, que no contaminan y que no son mucho mas caras que las tóxicas", explica Guillem Capellades, fundador de NZero, empresa catalana que fabrica y exporta este tipo de ceras ecológicas a países como Alemania y Suecia.

"La sostenibilidad contribuye al rendimiento económico, ambiental, ético y social. Por ello hay que proteger el entorno de una estación de esquí", explica Víctor Torres, responsable ambiental de Grandvalira, en Andorra. 


Noticias relacionadas

Todos los artículos de EL PERIÓDICO sobre la Cumbre del Clima de Glasgow

El mundo tiene una última oportunidad de evitar la catástrofe climática y esta es la Cumbre del Clima de Glasgow (COP26). Entre el 31 de octubre y el 12 de noviembre, gobiernos de todo el mundo debatirán sobre cómo frenar el avance de la crisis climática. Aquí podrás encontrar todos los artículos de EL PERIÓDICO sobre la COP26